November 29, 2021

Acuerdo para poner fin a la huelga de recogida de basura en la metrópoli de Aix-Marsella-Provenza

Se encontró un protocolo de salida de huelga, viernes 1es Octubre con Force Ouvrière, el sindicato mayoritario de recolectores de basura en la metrópoli de Aix-Marsella-Provenza, después de una semana de acumulación de desechos, anunció la comunidad. La Federación Sindical Unitaria (FSU), el segundo sindicato en número de votos de la metrópoli, también validó el convenio, a diferencia de la Unión Nacional de Sindicatos Autónomos (UNSA). Por su parte, la CGT Métropole lamentó en un comunicado de prensa haber sido “Excluido de estas negociaciones, que es ilegal”.

Estas propuestas se presentarán a los agentes en los distintos depósitos en huelga al final de la jornada.

Los contenedores de algunos distritos de Marsella realmente comenzaron a desbordarse el lunes, como consecuencia de la nueva huelga de los sindicatos y en particular de Force Ouvrière, el sindicato mayoritario, en un enfrentamiento en torno al tiempo de trabajo y las 35 horas con la metrópoli de Aix. Marsella-Provenza.

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer también En Marsella, el sistema de recolección de basura se resquebraja

Algunos recolectores de basura se habían declarado en huelga desde el jueves anterior, por convocatoria de la CGT.

“La rehabilitación de las calles se hará de forma paulatina”

La metrópoli asegura que se ha hecho cargo del arduo trabajo de los basureros en este convenio, con una reducción del 9,5% de la jornada laboral frente a las 1.607 horas legales para un plazo de 35 horas, la apertura de una cuenta de ahorro de tiempo. , la puesta en marcha de cursos de formación para evitar accidentes y, en particular, la ayuda al reciclaje.

La Metrópolis desea que se reanude la recogida en las próximas horas en todos los municipios ”, agrega, explicando que el “La rehabilitación de las calles se hará de forma paulatina, y se espera una vuelta a la normalidad en una semana en los barrios más afectados”.

Esta huelga fue provocada por el deseo de la metrópoli de aplicar la ley de transformación de la función pública de 2019, que impone la aplicación de 35 horas el 1 de enero de 2022, o 1.607 horas de trabajo al año para todos los servidores públicos, al tiempo que abre la posibilidad de negociar arreglos para tener en cuenta la arduo trabajo.

La metrópoli había propuesto inicialmente una reducción horaria del 5%, o 1.530 horas al año. La CGT exigió una reducción del 20%, es decir, 1.286 horas al año. La oferta del convenio, de una reducción del 9,5% de la jornada laboral frente a las 1.607 horas legales, se traduce en 1.467 horas.

El mundo con AFP