November 27, 2021

Barcelona tendrá un centro privado de arte contemporáneo junto al museo Picasso

En la calle Montcada, en el edificio colindante con el Museu Picasso de Barcelona y enfrente del Museu Etnològic i de Cultures del Mon, se inaugurará el viernes de la próxima semana el MOCO, un centro de arte Moderno (Mo) y Contemporáneo (Co) que sigue los pasos del que se inauguró en Amsterdam en 2016 y que en esos primeros y difíciles años ha conseguido cerca de dos millones de visitantes. En la capital de los Países Bajos está también cerca del Rijksmuseum y del museo Van Gogh, en una antigua mansión, y en Barcelona ocupa el palacio Cervelló, del siglo XVI, que hace unos años había sido ocupado por las galerías Maeght, primero, y Gaspar, después.

Lionel Logchies, fundador y propietario del MOCO, delante de un cuadro de Basquiat

Llibert Teixidó / Propias

Lionel Logchies, coleccionista y fundador del MOCO junto a su mujer Kim, explica que han alquilado el edificio, de 2.500 metros cuadrados (de los cuales dedican mil a exposición) por 20 años y han encargado la reforma al estudio de arquitectura Pulsen. “Nuestra intención -explica– es llegar a un público joven, de todas las edades y condiciones, con obras icónicas de artistas de renombre y emergentes”. Según sus estadísticas, la mitad de los visitantes del MOCO de Amsterdam son personas que habitualmente no acuden a los museos. El precio de la entrada será de 16,50 euros, que justifican porqué se trata de una institución privada sin subvenciones.

Horizontal

Sala dedicada a Bansky en la planta baja del MOCO

Llibert Teixidó / Propias

El centro ocupa la planta baja y primer piso del edificio con obras de la colección particular y otras en préstamo y hay también un espacio para exposiciones temporales. Nada más entrar, una polémica obra de Damien Hirst, Sagrado Corazón, un corazón de toro disecado con alas de paloma y un cuchillo que lo atraviesa. Una obra que perteneció al cantante George Michael y se compró en una subasta en Christie’s. Y no es el único plato fuerte. Se pueden encontrar en la planta baja obras de Andy Warhol, Jean Michel Basquiat, Keith Haring, Takashi Murakami, Kaws, Hayden Kays, Yayoi Kusama o David LaChapelle (de quien se expone la única foto de la muestra, La última cena , una recreación actual de ese episodio religioso). También se expone una monumental escultura daliniana, Mujer en llamas , que hizo fundir en bronce Beniamino Levi en 1980. y la única obra de un autor español vivo, Yago Hortal.

Horizontal

Fotografia de LaChapelle titulada ‘La última cena’ en una de las salas

Llibert Teixidó / Propias

En el primer piso se podrá ver la primera muestra europea individual de Guillermo Lorca, en la que el artista chileno combina la magia y el realismo, con imágenes de tierna belleza que se mezclan con escenas de gran brutalidad, en una serie de siete obras titulada Esplendor de la Noche . Y entre los autores contemporáneos destaca Bansky, con 6 piezas, entre ellas una escultura de un David sangrando que en su día fue un regalo de Brad Pitt a Angelina Jolie y que vendieron cuando se separaron.

El MOCO abre un espacio de mil metros cuadrados con obras de Basquiat, Haring, Bansky, Hirst y NFT

Otro de los atractivos es el espacio dedicado a arte al fenómeno NFT, las obras digitales únicas, imposibles de falsificar, con obras de Andrés Reisinger, Blake Kathryn x Paris Hilton, Frederico Clapis, Alotta Money y Beeple. De este último diseñador gráfico, que este año vendió su archivo digital por una cifra récord de 57 millones de euros, se expone Todos los días (2020).

Horizontal

El montaje ‘Diamond matrix’ del colectivo Studio Irma

Llibert Teixidó / Propias

La sorpresa final es el montaje Matriz de diamante , del Studio Irma, un colectivo holandés que ha creado una sala infinita con un juego de espejos y cordeles con vidrios como si fuesen diamantes. Como señala la directora del centro Birthe Faessen, “queremos que la gente salga conmovida, que el arte sirva también para disfrutar y pensar”.