September 25, 2021

Gobierno de México interpondrá demanda contra fabricantes de armas de EEUU | Noticias Univision América Latina

En un hecho sin precedentes, el gobierno de México informó este miércoles que planea emprender acciones legales contra varios fabricantes de armas de Estados Unidos alegando que sus productos y el tráfico ilegal de rifles y pistolas a través de la frontera han exacerbado la crisis de inseguridad en su país .

La Cancillería mexicana señaló en una conferencia de prensa que la querella se presentará en un tribunal federal de Boston, Massachussets. Hasta la publicación de esta nota, el sistema que publica documentos judiciales federales PACER no tenía registros de dicha acción legal.

Buscando una compensación económica que no se especifica, la demanda menciona a los principales fabricantes de armas de fuego de este país, como Smith & Wesson Brands; Fabricación de armas de fuego Barrett; Beretta USA; Glock; y Colt’s Manufacturing Co.

La demanda, que no involucra al gobierno estadounidense, sostiene que los fabricantes de armas “son plenamente conscientes del mercado ilegal de sus armas y cómo estas alimentan el poder de fuego de bandas criminales en México” y plantea que su objetivo es “detener desde su origen el trasiego ilegal de armamento” al vecino país.

“Siguen priorizando su beneficio económico a expensas de vidas humanas, desarrollo y paz en nuestro país”, señaló en la conferencia la Cancillería, la cual denunció que las consecuencias han sido fatales: en 2019 esa actividad ilegal estuvo ligada a más de 17,000 homicidios dolosos.

Por otro lado, subrayó la dependencia, la escalada de violencia ha golpeado a una de sus principales fuentes de ingresos, el turismo. Estima que ello resulta en una disminución del 1.5% de su Producto Interno Bruto.

Ioan Grillo, un periodista británico experto en narcotráfico y autor de un libro que recién se publicó sobre el tráfico de armas de EEUU a México, lo calificó en su cuenta de Twitter como una “acción sin precedentes”

Se calcula que la mayoría de las armas de fuego que decomisan las fuerzas de seguridad de México se fabricaron y vendieron en EEUU, incluyendo rifles AR-15, fusiles de francotirador calibre .50 y pistolas calibre .9 milímetros. Los principales clientes de los traficantes son los carteles de la droga.

Armas personalizadas, ventas múltiples a un solo comprador y ausencia de revisión de antecedentes penales son algunas de las irregularidades en las que han incurrido las empresas demandadas, según la Cancillería.

“En enorme medida, el flujo ilegal de armas se debe a que productores, distribuidores y vendedores en Estados Unidos incurren en prácticas negligentes en el diseño, publicidad y comercialización de sus productos, lo cual facilita enormemente su tráfico”, menciona el organismo. “Asím observamos con mayor frecuencia modelos de armas cada vez más letales, sin dispositivos de seguridad y trazabilidad”, agrega.

Esta querella se anuncia un día después de que se cumplieran dos años de la masacre de El Paso, Texas, en la cual murieron 23 personas, varios de estos inmigrantes mexicanos. El objetivo del pistolero era matar “mexicanos”.

Fusiles de francotirador usados por carteles

Un informe que la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno (GAO) publicó en febrero pasado señala que el 70% de las armas de fuego recuperadas en México entre 2014 y 2018 provenían de EEUU.

El informe advierte que se trata de una cifra parcial, ya que la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) no recibe datos completos sobre “miles” de armas recuperadas por estados mexicanos, ya que solo la Fiscalía General de la República (FGR) le pide ayuda para realizar rastreos. Además, no existe una colaboración cercana entre la ATF y el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), el cual lleva su propio registro de tráfico de armamento.

El gobierno mexicano calcula que cada año alrededor de 200,000 armas de fuego llegan ilegalmente a su país a través de la frontera con EEUU, la mayoría escondidas en vehículos, según el análisis de la GAO.

En promedio, la ATF rastreó anualmente unas 16,000 armas que fueron recuperadas en México entre 2013 y 2018. El 64.4% eran pistolas y revólveres que decomisaron en el noroeste de México, cerca de la frontera con California. Al tiempo que el 34.5% eran rifles y escopetas, que les quitaron a criminales en el noreste del país, al otro lado de la zona limítrofe con Texas.

Las acciones de ambos países han tenido logros mínimos. Por ejemplo, de 2015 a 2017, los grupos operativos liderados por ICE solo decomisaron 1,104 armas de fuego a lo largo de la frontera suroeste. Mientras que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) incautó 436 armas desde 2014 y hasta los primeros 10 meses del año fiscal 2020, según datos de GAO.

El reporte advierte que los carteles están interesados en un poderoso fusil elaborado por EEUU: los calibre .50, que son capaces de penetrar tanques de guerra y vehículos blindados. Los fabrica una de las empresas demandadas por el gobierno de México, Fabricación de armas de fuego Barrett.

Este tipo de armas de francotirador ahora representan el 0.5% de las incautaciones hechas en México durante los últimos tres años.

“Las organizaciones de tráfico de droga han orquestado sofisticados ataques contra las fuerzas de seguridad mexicanas, con un uso cada vez mayor de rifles calibre .50, rifles totalmente automáticos modificados y ametralladoras con cinturón”, menciona el informe de la GAO.

“Según informes del Estado, en marzo de 2018, un cartel tendió una emboscada a las unidades de seguridad mexicanas en tres lugares de Nuevo Laredo, utilizando al menos 15 vehículos, muchos de ellos con blindaje improvisado y una pistola calibre .50 capaz de perforar los vehículos blindados de las unidades mexicanas”, continúa.