September 27, 2021

Conflictos y cuarentenas por el regreso a clases en Estados Unidos

Más de 10,000 estudiantes y personal educativo están en cuarentena en 14 estados tras verse expuestos al coronavirus desde el inicio de las clases escolares, que está teniendo lugar estos días de forma escalonada en todo el país en medio de una fuerte polémica, que incluye muertes y protestas violentas, por el uso de mascarillas y la vacunación contra el COVID-19.

En Florida, uno de los epicentros de la expansión descontrolada de la variante delta del coronavirus, más de 160,000 estudiantes regresaron esta semana a las aulas en el condado de Palm Beach (donde tiene su residencia el expresidente Donald Trump).

El gobernador, el republicano Ron DeSantis, prohibió a las autoridades escolares imponer el uso de mascarillas pese a que los hospitales están colapsados, provocando la rebelión de algunas autoridades escolares. En Palm Beach, donde no hay mandato de uso de mascarillas, como desea DeSantis, ya hay cientos de estudiantes en cuarentena, según informó este jueves el superintendente interino del condado, Michael Burke, a MSNBC.

[Florida podría retener el salario de los directivos escolares que impongan el uso de la mascarilla en las aulas]

Además hay 37 niños y 14 empleados contagiados, según las autoridades. “El gobernador tiene que asumir la responsabilidad de establecer las reglas básicas para que podamos operar. Permitir que las familias opten por no usar mascarilla está generando más casos, lo que enviará a más niños a casa y los privará de la experiencia tradicional en las aulas”, dijo Burke.

En el cercano condado de Broward, donde están por comenzar las clases, cuatro maestros fallecieron en menos de 24 horas por complicaciones derivadas del coronavirus; al menos tres de ellos (del otro no hay información) no estaban vacunados, según indicó la presidenta de la Junta Escolar, Rosalind Osgood, a la cadena CNN.

La Academia Estadounidense de Pediatría y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en ingles) recomendaron que todos los niños usen cubrebocas cuando regresen a la escuela este año, estén o no vacunados (los menores de 12 años aún no pueden inmunizarse).

Pero Florida y Texas, donde gobierna el republicano Greg Abbott, han impedido con sus órdenes que las autoridades escolares puedan imponer ese mandato. Las tensiones entre quienes defienden la salud y la vida de los niños (los suyos y los de los demás) y quienes defienden su libertad para ponerla en riesgo (por ejemplo, no usando mascarilla) han provocado conflictos en otras partes del país.

[Los pediatras piden que todos los niños usen mascarilla en las escuelas incluso aunque estén vacunados]

En California, en la escuela primaria Sutter Creek, ubicada en el condado de Amador, el padre de un estudiante atacó a un maestro luego de una disputa por el uso de las mascarillas durante el primer día de clases. El profesor sufrió “laceraciones y algunos hematomas en la cara, además de un gran golpe en la parte posterior de la cabeza”, dijo Torie Gibson, superintendenta del distrito escolar en un comunicado.

Todos los estudiantes en ese distrito deben usar mascarillas adentro de las instalaciones educativas, a menos que tengan una exención médica. El agresor no estaba de acuerdo con que se le impusiera ese requisito a su hija y comenzó una pelea verbal que terminó convirtiéndose en una agresión.

Los expertos advierten que están viendo un número creciente de niños infectados con la variante delta que es altamente contagiosa. Las tasas de hospitalización de niños también han aumentado, aunque los médicos señalan que los síntomas no son tan graves como los que afectan a adultos.

Pero el hecho de saber que los estudiantes, especialmente los menores de 12 años que no son elegibles para las vacunas contra el coronavirus, tienen más probabilidades de experimentar síntomas de COVID-19 es abrumador para los funcionarios escolares. Jack Catrett, el superintendente del condado de Talbot, Georgia, al sur de Atlanta, dijo que las escuelas cerraron después de que al menos una docena de estudiantes dieron positivo. Ese distrito escolar es uno de los cuatro en Georgia que suspendieron las clases presenciales.

“La diferencia en este brote, en comparación con lo que ocurrió el año pasado, es que parece estar más centrado en los niños… que en los adultos, y eso me asusta mucho”, explicó Catrett.

Las escuelas públicas del condado de Warren en Kentucky, que tiene más de 17,000 estudiantes, reportaron 95 casos, según medios locales. Más de 700 estudiantes y miembros del personal también están en cuarentena y el alto número de infecciones hizo que el superintendente implementara un mandato para el uso de tapabocas pese a no hacerlo en un primer momento.

[California obligará a sus profesores a vacunarse o someterse a pruebas periódicas de detección del COVID-19]

En Reno, Nevada, un padre envió a su hijo a la escuela secundaria Marce Herz dos días después de que el niño dio positivo por el coronavirus, según indicó el miércoles el Distrito de Salud del Condado de Washoe. El alumno expuso a más de 80 compañeros. Un portavoz del condado le dijo al diario Reno Gazette Journal que los estudiantes no vacunados deben quedarse en casa hasta el 20 de agosto. Aquellos que están vacunados y no tienen síntomas pueden regresar a la escuela.

En Mississippi, que tiene una de las tasas de vacunación más bajas del país con solo el 35.5% de las personas con el esquema completo de vacunación, al menos 1,000 estudiantes y empleados escolares dieron positivo, según el departamento de salud del estado. Más de 4,400 estudiantes están en cuarentena.

[No, el aumento de los casos de COVID-19 no es culpa de los inmigrantes]

En Arkansas, donde el gobernador republicano firmó un proyecto de ley que impide a los distritos escolares exigir mascarillas, una decisión que dice que ahora lamenta, alrededor de 1,200 estudiantes han sido puestos en cuarentena desde el comienzo del año escolar porque más de 100 estudiantes y miembros del personal dieron positivo, según medios locales.

“Si nuestros estudiantes y profesores hubiesen usado mascarillas desde el primer día, en vez de tener 1,200 cuarentenas, solo tendríamos unas 100”, dijo Glen Fenter, superintendente del distrito escolar de Marion.

[Es más probable que las vacunas contra el COVID-19 sean obligatorias una vez que la FDA apruebe su uso completo, según expertos]

Hasta la madrugada del jueves, 665 estudiantes y miembros del personal en el condado de Kershaw, Carolina del Sur, están en cuarentena después de que al menos 128 estudiantes y 23 empleados contrajeran el virus, según el panel COVID-19 del distrito. Cerca de 10,500 estudiantes van a la escuela allí. La superintendente de educación del estado, quien dijo que está preocupada por el número de estudiantes en cuarentena, instó a los legisladores a reconsiderar la prohibición estatal del mandato de mascarillas.

La tendencia de los contagios es especialmente preocupante para los líderes de los distritos escolares ubicados en los estados donde los gobernadores han prohibido los mandatos del uso de cubrebocas. Pero algunos han optado por desafiar las órdenes.

Horas después de que comenzara el año escolar, el superintendente del Distrito Escolar Independiente de Dallas anunció el lunes que las escuelas requerirían mascarillas. Dos días después, el juez del condado de Dallas Clay Jenkins anunció nuevos requisitos para el uso de cubrebocas en el condado y acordó que los estudiantes y maestros deben usar mascarillas en las escuelas.

[Lo que recomiendan algunos de los mejores pediatras respecto a la variante delta y los niños]

A medida que los líderes del distrito escolar en algunas de las principales ciudades de Florida se movilizaron para ignorar la orden ejecutiva de DeSantis que prohíbe los mandatos de cubrebocas, el gobernador ha amenazado con retener sus salarios. El Gobierno de Joe Biden ha respondido asegurando que estudia si puede otorgar fondos de estímulo no utilizados a los educadores que desafíen la orden.

En Oklahoma, el superintendente de las escuelas del sur de Santa Fe, Chris Brewster, quien implementó el uso de mascarillas en las escuelas a pesar de una prohibición estatal, dijo que ha considerado las consecuencias.

“Soy consciente de que soy responsable de cualquiera de las decisiones”, escribió Brewster en una carta a las familias del distrito. “Si esta decisión evita que un solo miembro de nuestra comunidad sufra problemas de salud graves o fallezca, vale la pena mil veces”, agregó.

Con información de The Washington Post, CNN, NBC News.