September 27, 2021

En Hong Kong, las películas ya estrenadas pueden ser censuradas bajo la nueva ley de seguridad nacional.

En Hong Kong, las autoridades anunciaron el martes 24 de agosto que querían endurecer la controvertida ley de seguridad nacional. Si bien un comité ya tiene la facultad, desde junio, de censurar películas a estrenar que, según él, constituyen un atentado a la seguridad nacional, un nuevo texto debe extender esta censura a películas ya estrenadas.

Este texto sería el último golpe a las libertades políticas y artísticas en el territorio semiautónomo, donde Pekín reprime violentamente el movimiento prodemocracia que movilizó masivamente a la población en 2019. “Cualquier película destinada a ser presentada al público, ya sea que ya se haya estrenado o esté a punto de ser estrenada, debe ser aprobada”, declaró el ministro de Comercio de Hong Kong, Edward Yau.

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer también “Parece una nueva revolución cultural”: en Hong Kong, la censura va más allá de la ficción

La nueva ley deberá ser adoptada por el Consejo Legislativo (LegCo), el Parlamento de Hong Kong, que ya no tiene diputados de la oposición. La pena máxima por proyectar películas censuradas será de tres años de prisión y una multa de 1 millón de dólares de Hong Kong (aproximadamente 110.000 euros).

Censura de documentales y obras de arte

En la vecina China continental, pocas películas o documentales de Occidente pueden estrenarse en las pantallas del país. Hong Kong fue una vez un bastión del cine asiático, produciendo hasta 200 películas en cantonés al año, que fueron recibidas con entusiasmo por los espectadores en Asia y más allá. El famoso actor Bruce Lee, seguidor de las artes marciales, es el mascarón de proa.

Lea también: En un año, la ley amordazó a Hong Kong, una vez una de las ciudades más libres del mundo.

La ciudad sigue teniendo estudios de cine, directores de renombre y una escena independiente aún vibrante. Pero las autoridades ejercen un control cada vez mayor sobre la escena cultural local. En marzo, el documental Pared de ladrillo rojo sobre la ocupación de la Universidad PolyU en noviembre de 2019 por estudiantes a favor de la democracia, se había retirado del cartel. Asimismo, el museo de arte M +, que debiera abrir en unos meses, ha aceptado una posible censura de obras que puedan contravenir la ley de seguridad nacional.

El mundo con AFP