September 23, 2021

Armanshahr, ONG que investiga crímenes de guerra, varada en Kabul

Ha pasado una semana desde que Mahmoud (un seudónimo) dejó su ciudad natal en el este de Afganistán y encontró refugio en Kabul por temor a represalias de los talibanes. Incluso antes de que estos últimos se impusieran, el 15 de agosto, como los nuevos dueños del país, este afgano de 39 años había dejado de salir a la calle y vivía prácticamente escondido. “Los talibanes persiguen a activistas de derechos humanos y periodistas como yo, el explica para Mundo, alcanzado por WhatsApp. El caso más reciente fue el de mi amigo cercano Mujib Mehrad, editor de un destacado diario afgano arrestado el miércoles por la noche. [25 août]. Solo fue liberado después de largas negociaciones. Y hay muchos otros casos de los que no se tiene noticia. “

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer también Entre promesas de apertura y estricto control social, los afganos bajo el dominio de los talibanes

Mahmoud es un empleado de la organización Armanshahr. Miembro de la Federación Internacional de Derechos Humanos, esta ONG recogió en particular los testimonios de víctimas de crímenes de lesa humanidad, cometidos por todos los grupos armados involucrados en Afganistán. Su labor, y la de algunos otros, permitió a principios de 2020 que la Sala de Apelaciones de la Corte Penal Internacional autorizara la apertura de una investigación sobre crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad cometidos en el país por las fuerzas del ejército afgano. el ejército estadounidense, incluida la Agencia Central de Inteligencia, la CIA y todos los grupos armados rebeldes, incluidos los talibanes.

Armanshahr, cuyo director ejecutivo, Guissou Jahangiri, es francés, organizó muchas actividades, incluida una semana de debates con motivo del Día de los Derechos Humanos, con el apoyo del Instituto Francés de Afganistán en Kabul. A día de hoy, los 16 afganos miembros de esta ONG, 38 personas, incluidos miembros de sus familias, aún no han sido evacuados de Afganistán, a pesar de los riesgos que pesan sobre ellos. Y Francia puso fin, el viernes 27 de agosto por la noche, a sus operaciones de evacuación.

“Harán lo que quieran con nosotros”

“Debido a nuestros estrechos vínculos con Francia, intentamos contactar con la unidad de crisis de Quai d’Orsay para organizar la evacuación de nuestros empleados., explícito Guissou Jahangiri, pero todavía están varados en Afganistán. Ahora que Francia ha terminado sus operaciones, se nos dice que deben ir a Delhi o Teherán para que París pueda ayudarlos. El problema es que muchos no tienen pasaporte y están varados. “ En los últimos meses, debido a una gran afluencia de afganos que querían salir del país, la espera de un pasaporte se ha vuelto extremadamente larga. Y ahora, con el nuevo régimen talibán, las condiciones para que los afganos abandonen el país parecen aún menos claras.

Te queda 39,79% de este artículo por leer. El resto es solo para suscriptores.