October 19, 2021

“Ya no trivializamos las palabras de las víctimas”

Juez de menores durante diecisiete años y figura comprometida en la lucha contra la violencia, Edouard Durand copreside con la trabajadora social Nathalie Mathieu la comisión independiente sobre incesto y violencia sexual contra los niños. Este organismo es el encargado de desarrollar propuestas de política pública de prevención y lucha contra el incesto. Comenzó su trabajo en un contexto particular: el de la explosión producida por el libro La Familia grande de Camille Kouchner y los miles de testimonios publicados a raíz de ello en las redes sociales, en el origen de una conciencia en la sociedad de la terrible banalidad del incesto y sus estragos.

Precisamente a partir de los testimonios de las víctimas, la comisión, formada por investigadores, actores del campo y asociaciones, sacará su legitimidad para imaginar herramientas de lucha contra esta violencia.

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer también Edouard Durand, un juez a la altura de un niño

Desde su nombramiento en enero como copresidente de la comisión independiente sobre incesto y violencia sexual contra los niños, ¿cuáles han sido sus prioridades?

Queríamos empezar muy rápido y eso fue lo que hicimos. El 23 de enero, el presidente de la República nos nombró a nosotros, Nathalie Mathieu y yo, para encabezar la comisión. Fue instalado el 11 de marzo por Adrien Taquet [secrétaire d’Etat chargé de la protection de l’enfance], con objetivos a corto y largo plazo, pero que deben organizarse lo antes posible. Este es particularmente el caso de la plataforma de recolección de testimonios que lanzaremos el 21 de septiembre, y nuestro programa de investigación, estudio y recolección de buenas prácticas.

Hemos iniciado las audiencias de expertos así como las visitas de campo y, desde junio, hemos comenzado a recibir víctimas de violencia sexual durante la infancia. Son personas, principalmente mujeres, que prepararon lo que querían contarnos. Al mismo tiempo que expresan un sufrimiento muy grande, expresan una fuerza muy impresionante, del orden del impulso vital, de la vida como combate y de la vida como solidaridad y ayuda. Vemos la importantísima energía que esto requiere de ellos, que va acompañada de una gran satisfacción al hablar de su experiencia personal para fortalecer la protección de los niños de hoy. Ésta es la motivación más explícita, que les lleva a formular propuestas muy precisas sobre lo que debe cambiar, a partir de su experiencia y su reflexión.

Tienes un 72,42% de este artículo para leer. El resto es solo para suscriptores.