January 22, 2022

Israel introduce la subrogación para todos

La subrogación (Surrogacy) está abierta desde el martes 11 de enero en Israel a parejas masculinas, hombres solteros y personas transgénero. Es el resultado de un proceso judicial y político iniciado en 2020, cuando la Corte Suprema dictaminó que es discriminatorio que esté reservado para heterosexuales y mujeres que tienen dificultades para dar a luz.

Cualquier residente de Israel podrá iniciar trámites ante un comité del Ministerio de Salud, que se supone que examinará la elegibilidad de los candidatos, y luego aprobará el acuerdo alcanzado con una madre sustituta. Sin embargo, un procedimiento de este tipo sigue siendo complejo para todos, y su ampliación ha suscitado un debate sobre la protección y remuneración de las madres subrogadas.

Este importante avance en el derecho de familia no fue respaldado por el Parlamento israelí, para pesar de algunos de los activistas que lo habían defendido. Es el resultado de una petición dirigida al Tribunal Supremo por parejas homosexuales. En febrero de 2020, un panel de cinco jueces, encabezado por la presidenta Esther Hayut, estimó que “La exclusión general de los hombres homosexuales del uso de la subrogación se considera discriminación suspicaz”, lo que sugiere que esta proporción de la población es menor”. El Tribunal había dado al Parlamento un año para enmendar la ley.

Leer también En Israel, la corte suprema permite la gestación subrogada para parejas del mismo sexo

El primer ministro Benjamin Netayahu, en un momento propicio para tal desarrollo, se alineó con sus aliados ultraortodoxos y supremacistas judíos, y no cumplió. Ya en 2018, una retirada anterior de Netanyahu sobre una enmienda propuesta por un ministro de su propio partido, el Likud, había dado lugar a importantes protestas a favor de la GPA.

Una creación moderna

Un mes después de la caída de este último, en junio de 2021, sus sucesores a su vez informaron a la Corte que tal voto era políticamente “Inalcanzable” en la Knesset. El pequeño ala izquierda de esta coalición de ocho partidos habría tenido grandes dificultades para convencer a sus aliados de derecha islámico-conservadora y religiosa para que la aprobaran abiertamente. Por lo tanto, la coalición dejó que los jueces decidieran, en julio de 2021, conociendo de antemano el resultado. El 4 de enero, el ministro de Salud Nitzan Horowitz (miembro del partido de izquierda Meretz) simplemente emitió una circular enmendando la ley, que entró en vigor el martes.

Según una encuesta de opinión publicada en agosto de 2021 por el diario Haaretz y el Congreso Israelí para el Judaísmo y la Democracia de la Universidad de Bar-Ilan, la mitad de los israelíes dicen que apoyan a las parejas del mismo sexo que utilizan la subrogación.

Más de la mitad también dijeron que estaban frustrados porque el matrimonio entre personas del mismo sexo sigue prohibido en Israel. Las autoridades religiosas velan por el monopolio que les otorgó el Estado en su creación, en 1948, sobre uniones, separaciones, conversiones y funerales. Para la mayoría judía, el rabinato principal, en manos de los ultraortodoxos, también excluye los matrimonios interreligiosos. Esta situación empuja a muchos laicos a unirse civilmente en el extranjero, antes de que su unión sea reconocida por el Ministerio del Interior, un proceso que puede resultar largo y difícil. La gestación subrogada, por otro lado, es una creación moderna. Escrito en ley en 1996, escapa a las autoridades religiosas. Esto es lo que permite su ampliación hoy.