January 21, 2022

la nueva vida del molinero

El truco, un poco fácil, se encuentra en una serie de artículos dedicados a la renovación de esta variedad de uva Champagne de uva negra: “El despertar del molinero”, “Meunier ya no duerme”… Fácil pero incorrecto. Porque el pinot meunier no durmió. Ignorada, incluso despreciada, la “pequeña” de las tres variedades de uva que componen abrumadoramente los vinos de Champagne, junto con el pinot noir y el chardonnay, no merecía este destino. Y hoy se celebra en muchas añadas.

Primero, porque está firmemente establecido en la región. Incluso era mayoritaria allí antes de la Segunda Guerra Mundial, ocupando entonces alrededor del 60% del viñedo, recuerda Brigitte Batonnet, del Comité Interprofesional del Vino de Champagne. El cambio tuvo lugar en 1948, año en el que las cepas se reorganizaron por completo con una prima para las denominadas variedades de uva “nobles”.

Leer también Artículo reservado para nuestros suscriptores Récord de ventas para las casas de champán

Hoy, sin embargo, el molinero ocupa un buen lugar, con el 31% de las aproximadamente 37.200 hectáreas de viñedo, el 31% para el chardonnay y el 38% para el pinot noir. Estas proporciones no han cambiado realmente desde hace veinte años, aunque la tendencia es hacia la progresión constante de Chardonnay en detrimento de Miller: en 2000, esta variedad representaba el 34% de las cepas y Chardonnay el 28%.

Mala reputación

¿Por qué, entonces, hablamos menos de él que de sus dos acólitos? ¿De dónde viene su mala reputación? La geografía ofrece el comienzo de una respuesta. Cada variedad de uva ocupa un lugar distinto. Pinot noir domina en la Montagne de Reims y en el Aube, chardonnay en lo que se llamó la “Costa Blanca”, que se ha convertido en la Côte des Blancs, las dos variedades de uva que integran muchos pueblos Grands Crus y Premier Crus. Y Pinot Meunier está en casa en el valle de Marne. Este valle no tiene los terruños que proponen las marcas de champagne más famosas, que venden sus cuvées en todo el mundo, destacando a menudo el chardonnay y su color dorado.

“Los verdaderos aficionados han entendido que no hay dos variedades de uva principales y otra menor” Pierre-Yves Cainjo, comerciante de vinos

Debemos tener cuidado con las reputaciones y la publicidad, responden los viticultores del Valle del Marne que nos hemos encontrado. Todos ellos proclaman a viva voz su apego al molinero, ofreciendo añadas elaboradas con esta única variedad de uva, o que son muy predominantemente elaboradas con ella. Todos quieren causar estragos en la mala reputación que esta uva de piel oscura y jugo oscuro ha arrastrado durante mucho tiempo. “Los verdaderos aficionados han entendido que no hay dos variedades de uva principales y otra menor”, confirma el comerciante de vinos Pierre-Yves Cainjo, que ofrece una increíble variedad de cavas, en particular de viticultores poco conocidos, en su tienda de Epernay, que lleva el nombre 520. Y recordar que hubo una época en que ciertas grandes casas, temiendo para empañar su imagen, prefirió poner una “s” de Pinot en sus etiquetas, en lugar de mencionar la presencia de Pinot Meunier en su mezcla.

Tienes el 66,53% de este artículo para leer. El resto es solo para suscriptores.