January 28, 2022

Rusia y la OTAN señalan sus desencuentros, sin descartar continuar sus discusiones

Había que buscarlo con atención, pero efectivamente había “Una señal positiva”, en palabras del secretario general de la Alianza Atlántica, durante el Consejo OTAN-Rusia que se celebró el miércoles 12 de enero en Bruselas. Esa “señal” que ensalza Jens Stoltenberg es que se produjo una discusión, desde que se reunió este órgano -por primera vez desde julio de 2019-, y que no derivó en una ruptura.

Por lo demás, coincidieron los negociadores de las dos partes, el abismo seguía abriéndose entre las posiciones de la treintena de aliados y su interlocutor ruso, tanto sobre un posible freno a la ampliación de la Alianza Atlántica como sobre la exigencia de la retirada de las fuerzas de la OTAN. del territorio de los países que se unieron después de 1997, es decir, once estados en total, que se convirtieron en miembros entre 1999 y 2017.

Leer también Artículo reservado para nuestros suscriptores Moscú en una posición fuerte frente a Washington en conversaciones clave de seguridad europea

“Las diferencias serán difíciles de superar”, admitió el Sr. Stoltenberg después de la reunión, provocada por el aumento constante de las tensiones en torno a Ucrania y la iniciativa rusa a favor de una revisión del orden de seguridad europeo. Uno de los dos principales negociadores rusos, Alexander Grushko, Viceministro de Relaciones Exteriores, juzgó estas diferencias “Fundamental”. Pero la diplomacia rusa había informado previamente de expectativas mesuradas, fiel a su antífona que quiere que el único tomador de decisiones en los asuntos europeos esté en Washington.

El miércoles, durante una conferencia de prensa, el Sr. Grouchko habló de un intercambio “Franco y claro como siempre”, pero sin mencionar ningún progreso. Expuso extensamente las bases de la posición de Moscú, que surgió como reacción a la política “Contención” de Rusia liderada, según él, por la OTAN.

Todo depende de Putin

La respuesta al principal pedido de Moscú, detener la ampliación, es la misma que dio el lunes la parte estadounidense, durante las conversaciones bilaterales con Rusia celebradas en Ginebra. Repetida a una voz por los treinta miembros de la Alianza, esta respuesta es como el fin de la inadmisibilidad. En cuanto al intento de imponer negociaciones solo con Estados Unidos, se encontró con un veto: Wendy Sherman, la negociadora estadounidense, insistió fuertemente, al final de la reunión en Bruselas, en que la unidad de la OTAN estaba ” total “. Ella le dijo a los europeos y ucranianos: “Estados Unidos no decidirá nada sobre ti sin ti. “

Leer también Artículo reservado para nuestros suscriptores En Ginebra, Washington y Moscú consiguen dialogar pero aún se enfrentan a la cuestión de la ampliación de la OTAN

Ahora todo depende de Vladimir Putin, sugirió -con razón- el Sr.yo Sherman. Tras dos reuniones de alto nivel, en Ginebra y Bruselas, las posiciones están claramente definidas y Occidente ha hecho saber que solo está dispuesto a discutir una de las tres principales demandas rusas: la limitación de los futuros despliegues de la OTAN en territorios donde Moscú podría considerarlos amenazantes. El Sr. Stoltenberg sugiere, a este respecto, más debates sobre misiles y su uso en suelo europeo. “De manera comprobable y recíproca”. Más “La parte rusa dejó claro que no estaban preparados”, declaró.

Tienes el 49,79% de este artículo para leer. El resto es solo para suscriptores.