packagingnewsonline.com
July 31, 2021

batalla multimillonaria en el espacio

Para su primer vuelo suborbital, Jeff Bezos no había dejado nada al azar, ni la fecha de despegue, ni el nombre de su cohete. El 20 de julio fue un guiño a los primeros pasos de Neil Armstrong en la Luna, en 1969, durante la misión Apolo 11. Y el nombre New Shepard de su lanzador se refiere a Alan Shepard, quien fue el primer estadounidense en hacerlo. Una breve incursión en el espacio con su cápsula Mercury, hace sesenta años, veintitrés días después del ruso Yuri Gagarin.

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer también Jeff Bezos sueña con enviar a la humanidad al espacio

El fundador de Amazon lo había planeado todo, salvo ser derrotado unos días por Richard Branson con su avión cohete… Esto no le quitó la convicción de ser el mejor en esta batalla de ego entre multimillonarios. “¡Felicitaciones por el vuelo! “, escribió entonces en Instagram. “¡No puedo esperar para unirme al club! “. Lo hecho el martes 20 de julio subiendo a bordo, además de su hermano Mark, Wally Funk, el astronauta más viejo de la historia con 82 años, y Olivier Daemen, un joven holandés de 18 años, ganador de la venta en subasta, habiendo pagado su padre 28 millones. dólares (24 millones de euros).

Leer también Richard Branson vuela a las fronteras del espacio a bordo del Virgin Galactic VSS “Unity”

Una idea que tardó casi veinte años en hacerse realidad

Los dos emprendedores con sus pasajeros cruzaron la línea Karman con pocos días de diferencia, esta frontera simbólica, a una altitud de unos 100 kilómetros, desde donde podemos ver la curvatura de la tierra y la oscuridad del espacio. Durante unos minutos, los turistas permanecieron en gravedad cero antes de que el cohete descendiera a la tierra. Abrieron así la puerta al turismo espacial. Una idea que tardó casi veinte años en hacerse realidad. Así, Virgin Galactic, la firma de Richard Branson, anunció de inmediato la apertura de vuelos comerciales en 2022, tras dos últimas pruebas este año. Los clientes están ahí porque ya se han vendido 600 entradas a un precio de alrededor de $ 200.000. De ahí el ambicioso objetivo de realizar en definitiva 400 vuelos al año. Por su parte, Blue Origin de Jeff Bezos quiere ser más discreto sin un horario preciso. “Estamos planeando dos vuelos más este año”, después de ese, “Y muchos otros en 2022”, dijo a la AFP un portavoz de la empresa.

Los estudios de mercado prevén 50.000 potenciales voluntarios al año y los precios podrían en unos años dividirse por diez, pasando a 20.000 euros por vuelo, subrayó el presidente del Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES), Philippe Baptiste, el viernes 16 de julio en el micrófono de France Inter. Lo que entonces no estaría exento de consecuencias en el planeta. “Si mañana quisiéramos enviar 50.000 turistas al año al espacio, habría un problema medioambiental real”, él reconoció

Tienes un 55,61% de este artículo para leer. El resto es solo para suscriptores.