September 23, 2021

cómo el gigante de los videojuegos se sumió en la confusión

El 3 de agosto, Bobby Kotick, el jefe de Activision Blizzard, se ve obligado a hacer un acto de equilibrio. En un comunicado de prensa que dio a conocer los resultados financieros trimestrales del grupo, se declaró “satisfecho” de este informe “Sólido”. Sin embargo, le resulta difícil engañarse a sí mismo. La empresa se encuentra en una situación muy mala: la dirección ha sido acusada durante dos semanas de haber permitido que persistiera la discriminación y fomentado una cultura de acoso sexual en este grupo de casi 10.000 empleados.

Durante esta comunicación sobre la salud económica del gigante de los videojuegos, Bobby Kotick se contenta con prometer que Activision Blizzard “ permanece intensamente enfocado en el bienestar de sus empleados ”. Pero, unas horas antes, la editorial anunció la marcha de J. Allen Brack, veterano y presidente del estudio Blizzard. Jesse Meschuk, uno de los gerentes de recursos humanos del estudio, también renunció, confirmó la compañía.

Leer también Acoso sexual: el jefe de Blizzard renuncia a la empresa después de semanas de rebelión de los empleados

Estas salidas de ejecutivos en la cúspide del estudio son consecuencia de dos semanas que sacudieron al grupo estadounidense que integra Activision (la editorial de Obligaciones, Tony Hawk Donde Crash Bandicoot), Blizzard Entertainment (creadores de Diablo, Mundo de Warcraft y Supervisión) así como otros estudios como King, el creador del muy lucrativo juego para móviles. Candy Crush.

El gatillo

Activision y Blizzard se fusionaron en 2006.

La chispa provino de una demanda, presentada el 20 de julio en un tribunal de California por el Departamento de Empleo y Vivienda Justa (DFEH), una agencia estatal, la culminación de una investigación de dos años sobre las prácticas de Activision Blizzard. El documento de veinte páginas detalla tanto las prácticas discriminatorias sistémicas como los actos de acoso sexual impunes.

El editor, que emplea solo a un 20% de mujeres, está acusado de tratar a los empleados menos que a sus colegas masculinos en todas las etapas de sus carreras, desde el salario inicial hasta las solicitudes de ascenso, la queja también apunta al hecho de que los roles más altos en la jerarquía están abrumadoramente ocupados por hombres. Activision Blizzard “Promueve a las mujeres más lentamente y las despide más rápido que sus homólogos masculinos”, estima el documento, que multiplica los ejemplos de discriminación.

La denuncia detalla, por ejemplo, el caso de un empleado de Blizzard al que, a pesar de muy buenos resultados, se le negó un ascenso, finalmente obtenido por un colega con vínculos más estrechos con la jerarquía:

“Del mismo modo, a otros empleados de Blizzard Entertainment se les asignaron roles inferiores en la jerarquía, se les negó la igualdad de remuneración y sus solicitudes de ascenso se retrasaron o denegaron, a favor de sus homólogos masculinos que no lo hicieron. No tenían tanta experiencia o calificaciones, pero eran amigos. con el encargado del servicio. “

Según el DFEH, esta discriminación fue particularmente significativa para las mujeres embarazadas o los empleados no blancos. El documento acusa, por ejemplo, a los jefes de línea de haber evaluado negativamente a los empleados mientras estaban de baja por maternidad.

Pero la denuncia presentada por la agencia de California también acusa a la editorial de haber fomentado una cultura conducente al acoso sexual. “Los empleados han confirmado casi universalmente que trabajar para [Activision Blizzard] era como trabajar en una casa de fraternidad ”, – la fraternidades Son hermandades universitarias a menudo asociadas con comportamientos machistas e inmaduros.

“Las mujeres fueron objeto de muchas insinuaciones y comentarios sexuales”, así como también “Contacto físico no solicitado”, señala en particular la denuncia. El DFEH cree que este problema a menudo era conocido por la jerarquía, que, según la agencia, no tomó las medidas adecuadas contra los autores del acoso. Más grave, según el documento, varias mujeres que habían denunciado a recursos humanos por discriminación o acoso. “Han experimentado represalias”, como, por ejemplo, traslados de trabajo, fin de contrato o “Proyectos rechazados”.

La reacción de Activision criticada

Si la denuncia causó revuelo cuando se dio a conocer, es la reacción inmediata de Activision Blizzard la que completa el incendio. En un primer comunicado oficial enviado a la prensa el 22 de julio, la editorial afirma haber cooperado con el DFEH durante toda la investigación, pero según él la denuncia presenta “Descripciones distorsionadas, y en muchos casos falsas, del pasado de Blizzard” y se opone enérgicamente a la investigación realizada. “La imagen pintada por el DFEH no es el lugar de trabajo que Blizzard es hoy”, agrega el editor, y esto mientras en su denuncia, el organismo declaró explícitamente que ciertas prácticas denunciadas aún se encontraban vigentes al momento en que concluyó la investigación.

Otra reacción que hace saltar a algunos empleados, la de Frances Townsend, una ejecutiva del grupo, que denuncia una denuncia “Sin fundamento e irresponsable”, incluyendo “Historias antiguas sacadas de contexto y objetivamente incorrectas”.

Unos 200 empleados de Activision Blizzard se reunieron frente a la oficina de Irvine, California, el 28 de julio de 2021.

El lunes 26 de julio comienza la honda, con una carta abierta a la dirección de Activision Blizzard por parte de mil empleados -así como ex empleados del grupo- denunciando una reacción inapropiada:

“Pedimos declaraciones oficiales que reconozcan la gravedad de las acusaciones y muestren compasión por las víctimas de agresión y acoso. “

El 28 de julio, cientos de empleados se reunieron para protestar frente a las oficinas de Activision Blizzard en Irvine, California. Ellos emiten una lista de demandas, exigen una cuidadosa auditoría de la gestión de la empresa, una mayor transparencia en la política salarial y la asignación de promociones, etc. Bobby Kotick envía una carta a todos los empleados del grupo, reconociendo que la reacción inicial de la empresa fue “Inapropiado”, y anunciar una serie de medidas inmediatas, incluida una valoración de los responsables en los diferentes niveles de la jerarquía. Insuficiente para los manifestantes, que creen que estos anuncios no responden a sus inquietudes.

Leer también Acoso sexual en videojuegos: los empleados de Activision Blizzard se movilizan

Cambio de presidente de Blizzard

La salida del ahora ex presidente de Blizzard, J. Allen Brack, se produce una semana después de esta movilización de empleados. Fue citado personalmente en la denuncia de la DFEH, acusado de haber enviado culpa simple a un directivo acusado de acoso sexual en múltiples ocasiones. Aseguró al dejar el cargo que sus sucesores “Acelerará el ritmo del cambio” dentro de la compañia.

J. Allen Brack se desempeñó como presidente de Blizzard de 2018 a 2021.

Activision ahora confía en un tándem mixto para asumir Blizzard: Jen Oneal y Mike Ybarra, dos ejecutivos que llegaron a la empresa en enero de 2021 y en 2019 respectivamente. El dúo deberá recuperar la imagen del estudio de treinta años con jugadores e inversores. Apenas nombrado el 3 de agosto, Jen Oneal trató de tranquilizar elogiando el progreso realizado por los equipos de desarrollo en la secuela del juego de disparos multijugador en línea. Supervisión y los próximos títulos de la franquicia de juegos de rol de acción Diablo – Se espera una nueva versión del segundo episodio para el 23 de septiembre, un título móvil (Diablo Inmortal, en fase de finalización que se publicará a principios de 2022) y un cuarto episodio en preparación.

A pesar de esta comunicación sobre producciones muy esperadas y la publicación del desempeño financiero del grupo, Activision Blizzard fue demandada por los accionistas el 3 de agosto. Acción colectiva iniciada en el Tribunal Federal del Distrito Central de California: los demandantes acusan a la gerencia de emitir declaraciones “Falla y engañosa”. Le reprochan en particular no haberse comunicado sobre la investigación de la DEFH antes de la publicación de la denuncia y consideran que el curso de su acción fue “Inflado artificialmente”. Por tanto, se sienten perjudicados económicamente.

Otro proyecto dentro del grupo: dar respuesta a las inquietudes de los empleados. Una organización llamada ABK Worker’s Alliance (para Activision Blizzard King) ahora reúne a los empleados movilizados durante las protestas. Continúan haciendo que sus voces se escuchen frente a la gerencia. En un comunicado de prensa publicado el 3 de agosto, cuestionan notablemente la elección de realizar una auditoría externa de las prácticas del grupo, de la empresa WilmerHale, la considerar hostil a los movimientos sindicales y demasiado cercano a la dirección.

Hoy, estos empleados desean extender sus demandas más allá del grupo Activision Blizzard, uno de los más poderosos en videojuegos, para convertirlo en una consigna para todo el sector. Durante dos semanas, el apoyo de empleados de otros estudios, como Ubisoft o Riot Games, también ha sido una oportunidad para recordar que los supuestos hechos no son un caso aislado en la industria de los videojuegos.