September 22, 2021

Las empresas del CAC 40 superan sus picos de 2019

Si se necesitara un ejemplo de la recuperación económica a pesar de la persistencia de la crisis sanitaria, bastaría con echar un vistazo a los resultados semestrales de las empresas del CAC 40, índice insignia de la Bolsa de París. Desde principios de enero hasta finales de junio, los bancos y las compañías de seguros, los fabricantes de automóviles y aeronáuticos, los productores de energía y los fabricantes de equipos, las empresas de servicios, los laboratorios farmacéuticos y los gigantes del lujo volvieron a obtener grandes ganancias. En el conjunto de 2020, habían caído a 37 mil millones de euros (-54%), incluso mostrando pérdidas de 1,5 mil millones en el primer semestre; con unos $ 50 mil millones en ganancias para la primera mitad de 2021, lo están haciendo mejor en solo seis meses.

Los economistas y analistas financieros pronosticaron buenos resultados para las multinacionales, cuya salud depende en gran medida de la de la economía mundial. Su crecimiento fue mayor que el del producto interno bruto mundial, lo que confirma una tendencia anterior a Covid-19. Además, las grandes empresas habían mostrado resiliencia en el apogeo de la pandemia, reiniciando su actividad en la segunda mitad del año con una aceleración a finales de año.

Sin embargo, muchos observadores se sorprendieron por los beneficios a veces históricos o la velocidad del retorno a una mejor fortuna. Este es el caso de Veolia, en proceso de compra de su histórico rival Suez, que ha revisado al alza su perspectiva 2021. Del gigante de los equipos eléctricos y la automatización industrial Schneider Electric, que duplica su beneficio (1.600 millones). O Saint-Gobain, cuyo nuevo consejero delegado, Benoît Bazin, hereda una situación sin precedentes en la empresa número uno de materiales de construcción.

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer también El grupo Saint-Gobain se beneficia de los planes de recuperación y la transición ecológica

Industria. Algunas empresas han recorrido un largo camino, como Airbus. Hace un año, el fabricante europeo de aviones perdió 1.230 millones en el segundo trimestre, tras el cierre de sus plantas de producción ligadas a la contención general de marzo a junio. Ganó 2 mil millones para una facturación de 14,2 mil millones (+ 70%) y anunció que entregaría más aviones de los esperados (600) este año, elevando la utilidad operativa a 4 mil millones y el flujo de efectivo disponible a 2 mil millones.

En la industria del automóvil, ante el doble choque del Covid-19 y la acelerada transición a la electricidad, Renault anunció un beneficio de 368 millones y un margen operativo de 654 millones (2,8% de la facturación), tras un año 2020 desastroso. Su director gerente, Luca De Meo, quiere creer que su “Renaulution” está trabajando. Los resultados son mucho más brillantes para Stellantis, nacido en enero del matrimonio de PSA con Fiat Chrysler. Ha generado 5.900 millones y tiene como objetivo una tasa de margen del 10%, más alta que la de sus principales competidores alemanes o japoneses (excluidos los fabricantes premium como BMW), lo que confirma las elecciones de Carlos Tavares en términos de precio y posicionamiento de rango.

Tienes el 64,16% de este artículo para leer. El resto es solo para suscriptores.