September 23, 2021

En Deutsche Bahn, la huelga termina, pero persisten las tensiones

El último movimiento de huelga de los ferroviarios de la Deutsche Bahn (DB) finalizó el miércoles 25 de agosto en la madrugada. Por la tarde, el tráfico se reanudó con normalidad, después de tres días de graves interrupciones. Sin embargo, las tensiones están lejos de calmarse.

A pesar de este segundo episodio de huelga desde principios de agosto, no se ha llegado a un acuerdo entre la dirección de la empresa ferroviaria, propiedad del Estado federal, y el sindicato de maquinistas GDL, que en particular les exigió aumentos salariales del 3,2% sobre dos años además de un bono “Corona” de 600 euros.

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer también En Alemania, la huelga de los trabajadores ferroviarios paraliza el tráfico ferroviario

La situación genera temores de nuevas turbulencias en las próximas semanas. En el pasado, los movimientos de huelga de los trabajadores ferroviarios a veces se prolongaban durante meses, como en 2014-2015. Una excepción al diálogo social que prevalece al otro lado del Rin, donde las llamadas interrupciones del trabajo de “advertencia” generalmente se limitan a unas pocas horas y generalmente son suficientes para acelerar las negociaciones.

Problema de poder

Para justificar su negativa, la dirección de Deutsche Bahn argumenta la precaria situación en la que se encuentra. Es difícil negar que el año pasado fue uno de los más difíciles de su historia. La caída del tráfico tras la pandemia de Covid-19 supuso una pérdida de 5.700 millones de euros en 2020. La primera mitad de 2021 ciertamente ha permitido una mejora, pero los resultados siguen siendo poco envidiables.

Así, la compañía debería registrar una pérdida operativa de 2.000 millones de euros este año, anunciaron los líderes del grupo durante la presentación de los resultados a finales de julio. Y eso sin contar los costes vinculados a las catastróficas inundaciones estivales en el oeste del país, que provocaron daños estimados en 1.300 millones de euros. La deuda del grupo asciende a 32.000 millones de euros.

Sin embargo, estas cifras también revelan que la dirección de la DB tenía todas las razones para evitar una nueva interrupción del tráfico, necesariamente costosa, por un aumento salarial inferior a la inflación esperada en 2021 y 2022. Debates con Claus Weselsky, presidente de la GDL unión, han estado marcadas durante mucho tiempo por la desconfianza mutua.

En Alemania, la legislación denominada “unidad arancelaria” favorece al sindicato mayoritario en una empresa en términos de negociaciones salariales.

Más allá de los desacuerdos sobre la tarifa, el conflicto también involucra una cuestión de poder. De hecho, la pequeña GDL (37.000 miembros, el 80% de los cuales son maquinistas) busca atraer nuevos reclutas contra la EVG, la organización competidora más grande y generalmente más conciliadora, para representar a los empleados ferroviarios. En Alemania, la legislación denominada “tarifa unitaria” favorece al sindicato mayoritario en una empresa en términos de negociaciones salariales.

Tienes el 41,19% de este artículo para leer. El resto es solo para suscriptores.