September 21, 2021

El gran salto hacia atrás en los países emergentes

Para Ford, el mercado indio habrá sido un espejismo. El fabricante de automóviles estadounidense anunció el 9 de septiembre que se retiraba del país después de acumular más de $ 2 mil millones en pérdidas (casi 1,7 mil millones de euros) durante los últimos diez años. Un doloroso e inesperado final del camino para una empresa que, hasta hace unos años, veía al gigante asiático y a sus 1.300 millones de habitantes como uno de los mercados automotrices más prometedores del planeta.

En 2020, Harley-Davidson abandonó el país, precedida por General Motors en 2017. “Que grandes empresas como Ford, que invierten a largo plazo, se retiren de un país emergente como India es preocupante, explica Rebecca Ray, investigadora del Centro de Políticas de Desarrollo Global de la Universidad Americana de Boston. METROIncluso si su desaceleración ya había comenzado hace una década, la crisis de Covid-19 está exacerbando esta tendencia. “

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer también En India, el milagro de la automoción hace mucho tiempo

La crisis hizo añicos el concepto de “emergente” popularizado en la década de 2000 por los bancos de inversión y las empresas consultoras para designar a los países en desarrollo con rápido crecimiento y en plena integración a la economía mundial. Sin embargo, desde 2020, todos excepto China han caído desde sus picos con estancamientos a veces violentos, como India y México, que han experimentado recesiones respectivas de 8,7% y 9,1% l el año pasado.

Brechas ensanchadas

A juzgar por su tasa de crecimiento, los países emergentes ya no forman un grupo homogéneo ya que las brechas se ampliaron en 2020, tanto en la misma región, por ejemplo entre Filipinas (donde el PIB cayó un 9,5%) y Vietnam (con un PIB de aumento del 2,9%) , o entre continentes. La recesión se contuvo en Asia (la economía se contrajo un 1,5%), pero fue marcada en América del Sur (- 6,6%). Si bien el crecimiento en África era más alto que el del resto del mundo antes de la pandemia (3.6% contra 2.7% en 2019), se ha quedado por debajo del promedio mundial desde el inicio de la pandemia.

Durante la crisis, se abrieron otras lagunas. “A medida que aumenta el uso de la telemedicina en China e Indonesia, Laos y Camboya están sufriendo cortes de electricidad”, toma nota de Federico Bonaglia, subdirector del Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer también Para la OCDE, la recuperación económica mundial requiere una aceleración de la vacunación contra Covid-19

La clase media, otro indicador del desarrollo en los países emergentes, también se ha reducido y millones de familias se encuentran por debajo del umbral de pobreza. En un informe publicado en 2020, el Banco Mundial muestra que los países de ingresos medios suman el 80% de los 100 a 150 millones de habitantes que han caído en la pobreza extrema a causa de la crisis del Covid-19. El sudeste asiático es la región más afectada, seguida de África subsahariana. Estos nuevos pobres con diferentes perfiles están empleados en su mayoría en el sector informal, en la manufactura o en la construcción, y viven en ciudades.

Te queda 71,06% de este artículo por leer. El resto es solo para suscriptores.