January 18, 2022

el efecto “quiche lorraine” o disponibilidad recortada

Derecho social. Con el regreso a una vida más normal, la organización del “trabajo híbrido” avanza y muchas empresas están renegociando su contrato de teletrabajo. Negociación decisiva: adoptada en frío, estas reglas que también impactan en el ecosistema familiar serán difíciles de cuestionar mañana. Con dos enfoques diferentes, incluso opuestos.

La revolución copernicana: ” El trabajo abierto es el empleado que elige su lugar de vida personal y la empresa que se adapta a esta elección. »(Mutua general). El acuerdo es entonces indefinido, con teletrabajo regular hasta tres días a la semana o incluso dos días al mes a elección del empleado: una oportunidad popular. Dado el efecto trinquete de estas ventajas, hay que estar seguro de la motivación de las tropas, pero este enfoque es decisivo para atraer y retener a los mejores.

Horas de trabajo fijas

Los gerentes son menos entusiastas. Su mantra: “ ¿Te gustó el lío de las 35 horas? ¡Te encantará el caos del teletrabajo! »Dada la certeza de una gestión muy individualizada (ej .: teletrabajo por medio día), y las incertidumbres sobre los efectos de esta revolución organizativa, la tendencia es más bien a la prudencia, incluso al cambio de rumbo. En definitiva, una resincronización general a raíz de la inercia observada para el regreso a la oficina, pensando en los compañeros de obra que no logran llegar a los empleados confundiendo en ocasiones el teletrabajo y el medio tiempo.

Leer también Artículo reservado para nuestros suscriptores Con Covid, la confianza adquiere los colores de un refugio seguro en los negocios

El segundo planteamiento resulta pues, aquí, en un acuerdo experimental, por un período fijo, dos días como máximo a la semana, o incluso una tarifa plana anual en función de la actividad de la empresa, con una evaluación trimestral, una gran reversibilidad individual y una novedad: la distinción entre ” horarios de trabajo » y, dentro de estos, el “Rangos de accesibilidad ». Porque en casa, las tentaciones son numerosas y sobre todo muy variadas: la jornada laboral ciertamente se alarga (una hora), pero los horarios en ocasiones se han vuelto atípicos, trastocando la organización del trabajo colectivo.

Sanciones disciplinarias explícitas

Si bien el teletrabajo más o menos forzado de 2020-2021 había llevado a muchos empleadores a mostrar mucha comprensión, algunos acuerdos ahora prevén sanciones disciplinarias explícitas. El del Club Med, firmado el 16 de septiembre de 2021, establece que« en consulta con el empleado, el gerente establece los intervalos de tiempo durante los cuales puede contactarlo. Durante estos períodos, el empleado estará bajo la subordinación del empleador y no podrá realizar sus ocupaciones personales.. » Problema: aparte del efecto a contrario sensu, en la ley ¿cómo podría verificarlo el empleador?

Te queda un 20,88% de este artículo por leer. El resto es solo para suscriptores.