May 17, 2022

En el Senado, Bernard Arnault se presenta como un benefactor de la prensa

¿Los medios para Bernard Arnault? Casi una obra de caridad. El multimillonario de lujo, que fue oído el jueves 20 de enero por la comisión de investigación sobre la concentración en los medios, fue interrogado extensamente sobre las razones que lo llevaron a invertir en la prensa. Aunque representen solo una gota de agua dentro del imperio LVMH, sus principales diarios, Los ecos y El parisino, sin embargo siguen siendo verdaderas herramientas de influencia.

Pero, como Vincent Bolloré el día anterior, el presidente del grupo de lujo ha hecho su mejor esfuerzo para mantener las distancias. “El objetivo para nosotros es que estas empresas logren ser rentables”, expuso como única explicación a su interés por el sector, hablando incluso de “mecenazgo”. También en su bolso, Invertir, Radio Classique, e intereses en Desafíos, Lagardere y La Opinión, es decir, tantas actividades como él describió como “tema bastante marginal” para él y su banda. Sin él, ” algunos “ de estos títulos (de “actividades deficitarias”, “bajo en valor absoluto”) no habría sobrevivido.

Leer también Artículo reservado para nuestros suscriptores Vincent Bolloré relativiza su papel en sus medios frente a los senadores: “Mi capacidad de imponer las cosas no es muy importante”

Su aventura en La galería, comprado en 1993, ilustra la historia de manera diferente. En ese momento, Bernard Arnault no era el multimillonario de hoy, y tener un periódico era parte de la panoplia de cualquier industrial en busca de respetabilidad. Por lo tanto, pone su mirada en este Tom Thumb de la prensa económica. Luego, en 2007, se ofreció el número uno a precio de oro, Los ecos, vendido por Pearson, y luego vende La galería. En gran dificultad financiera, el diario fue puesto en liquidación forzosa en 2012.

“Ninguna relación económica con las autoridades públicas”

Pero más que una búsqueda de influencia, Bernard Arnault prefirió presentar sus aventuras en la prensa como oportunidades que se le presentaban. Así, en 2020, Claude Perdriel le pidió que comprara el 40% del grupo Desafíos, y por Arnaud Lagardère, que se enfrentó al fondo activista Amber Capital. “Me preguntó si estaba listo para participar en su sociedad limitada”, trató de rastrear, fingiendo tratar de ” hazlo bien “. Difícil para él ignorar que, en el mundo de los negocios, se rumoreaba que había acudido en ayuda de Lagardère para evitar Europa 1, a JDD y para Partido de París caer en manos de Vincent Bolloré, un miedo de Emmanuel Macron. “Nuestro grupo no tiene ninguna relación económica con las administraciones públicas”, quiso aclarar este familiar del Presidente de la República.

Le queda por leer el 46,19% de este artículo. Lo siguiente es solo para suscriptores.