January 24, 2022

Futura Feria del Libro, ya el fastidio

¿Quedarán excluidas las pequeñas editoriales de la Fiesta del Libro de París, el evento que sucederá al Salon Livre Paris y se celebrará, del 21 al 24 de abril, en París, en el efímero Grand Palais? Dominique Tourte, presidente de la Federación de ediciones independientes, que agrupa a 270 casas, critica a su organizador por haber “Imaginé un sistema que hace imposible que casi todas las pequeñas y medianas editoriales estén presentes”.

En una carta abierta del 3 de enero a Jean-Baptiste Passé, director general de Paris Livres Evénement -filial al 100% de la Unión Nacional de Editores (SNE), que ahora organiza sola esta feria-, Dominique Tourte condena “Costos de registro prohibitivos”, al igual que “El modelo económico” seleccionado. Él recuerda que “El precio de participación en Livre Paris [quand l’organisation était confiée à Reed Expositions France] ascendió en 2019 a 2.140 euros sin impuestos por 9 metros cuadrados” (el stand más pequeño, sin amueblar). Un precio que explota en el nuevo Festival del Libro de París: “La celda más pequeña (12 metros cuadrados amueblada) cuesta 17.900 euros sin impuestos” y, como novedad, el número de libros se limita a 1.500 volúmenes.

No es posible la venta directa

De hecho, si bien un buen número de editores vendieron directamente sus novedades o sus antecedentes con motivo de este salón, esto ya no será posible. Los organizadores firmaron una alianza con la asociación Paris Librairies, responsable de centralizar toda la comercialización de las obras. Jean-Baptiste Passé, que fue director general de La Procure durante cinco años, antes de hacerse cargo del nuevo evento, consideró inconcebible no integrar las librerías en el dispositivo. Lo que también permite, según él, “Optimizar la superficie del Grand Palais, con cajas centralizadas y ya no en cada stand, y gestionar mejor las limitaciones logísticas del flujo de suministro”.

Sin embargo, con estas nuevas condiciones comerciales Dominique Tourte calcula que la editorial sólo recibirá 8 euros por un libro vendido a 20 euros. “Incluso imaginando vender ilusoriamente 1.500 volúmenes en tres días, la facturación máxima sería de 12.000 euros”, afirma. Y así la pérdida “Un mínimo de 5.900 euros”. lo que equivale de facto a “Descartar la edición independiente, pequeña o mediana”, resume.

Por su parte, Jean-Baptiste Passé recuerda que “Este evento será gratuito para los visitantes”. Una elección asumida en este año en que la lectura es declarada “gran causa nacional”, y donde el espectáculo regresa tras dos años de ausencia ligada a la pandemia. “Al no beneficiarme de ninguna subvención pública, tuve que redefinir el modelo económico, sabiendo que el efímero Grand Palais lamentablemente no permitirá ser un escaparate exhaustivo de la edición francesa”, concede el director. Mientras que en la Porte de Versailles, donde se celebraron las últimas ediciones, se ocuparon 13.000 metros cuadrados, la superficie comercial útil del nuevo local se reduce a 6.500 metros cuadrados. “Ciertamente es frustrante e imperfecto, pero todos tenemos que lidiar con este principio de realidad”, respondió Jean-Baptiste Passé a la Federación de ediciones independientes, por correo, el 5 de enero.

Le queda por leer el 35,8% de este artículo. El resto es solo para suscriptores.