January 21, 2022

“La crisis sanitaria ha hecho estragos en África, pero también ha permitido ganar debates”

Para no perderte nada de la actualidad africana, suscríbete a la newsletter de Mundo África desde este enlace. Todos los sábados a las 6 a. m., encuentre una semana de actualidad y debates tratados por la redacción de Mundo África.

El economista bissau-guineano Carlos Lopes, en Berlín, en mayo de 2017.

En África, la pandemia de Covid-19 ha causado más daños económicos que de salud. Después de una recesión en 2020, inaudita durante un cuarto de siglo, la reanudación del crecimiento fue más modesta en el continente que en el resto del planeta. La crisis revirtió años de progreso económico y social y aumentó los temores sobre la sostenibilidad de las finanzas públicas y el endeudamiento. Para el próximo año, las perspectivas son mixtas.

El economista bissauguineano Carlos Lopes, profesor de la Universidad de Ciudad del Cabo (Sudáfrica), juzga con severidad el apoyo de la comunidad internacional al continente africano. De todos modos, está encantado de que este período haya permitido “Mover las líneas” sobre determinados temas, como la necesidad de desarrollar una industria manufacturera en África.

“El apoyo brindado a África ha sido muy modesto, a pesar de las promesas de la comunidad internacional”

Tras la crisis sanitaria, las economías africanas se vieron gravemente afectadas. ¿Podemos permitirnos ser optimistas sobre 2022?

Según yo, más bien, hay razones para ser pesimista. Después de dos años de crisis, los gobiernos ya no tienen ningún margen fiscal para tomar medidas de protección frente a empresas y hogares. Los limitados recursos de las familias se han agotado y el daño social es muy importante. Los flujos de capital hacia el continente han disminuido, al igual que las remesas de los migrantes. En segundo lugar, el apoyo brindado a África ha sido muy modesto, a pesar de las promesas de la comunidad internacional. La asistencia oficial para el desarrollo incluso disminuyó en 2021.

Leer también En África, “no habrá mejor momento para acelerar el cambio”

Todavía hay algunas noticias positivas, como el repunte de la actividad económica mundial. Los precios de las materias primas están aumentando, lo que es importante para los muchos países africanos que dependen de su exportación. Y dado que hay un exceso de capital en los mercados, África vuelve a ser atractiva para los inversores institucionales que buscan rentabilidad. Pero también hay señales preocupantes, como el posicionamiento de China, que está en proceso de rebajar su política africana.

Durante el Foro sobre la Cooperación Sino-Africana en Dakar a finales de noviembre, Beijing parecía más en segundo plano que en el pasado en el aspecto de las inversiones y la financiación. ¿Tendrá esto un impacto en las economías africanas?

Las enormes inversiones de China en África asustaron a sus “competidores”, lo que les dio a los africanos cierto poder de negociación. Esto será menos el caso ahora. Además, China desempeñó un papel importante en la construcción de infraestructura en el continente. Una desaceleración en esta área haría que la situación logística fuera aún más compleja, incluso cuando el mundo enfrenta una crisis en las cadenas de suministro.

Leer también “En un momento en que China pisa el freno en África, Europa aumenta sus inversiones”

Las decisiones chinas ciertamente son consideradas y consideradas. El país parece haber hecho una reevaluación de los riesgos y no se debe esperar otro cambio de rumbo en el corto plazo. Esto podría plantear un gran problema para África, que ya sufre un importante déficit de infraestructura y financiación. Será difícil encontrar alternativas rápidamente. No creo que los países occidentales, que muestran en los discursos un renovado interés por África, puedan compensar -en todo caso en el plazo necesario- la disminución del interés de China.

“Me temo que la cumbre entre la UE y África será sobre todo ocasión de grandes declaraciones de intenciones”

En febrero se celebrará una cumbre entre la Unión Europea (UE) y África bajo los auspicios de Francia. ¿Qué papel cree que debería jugar Europa para apoyar la recuperación?

Me temo que esta cumbre será sobre todo la ocasión de grandes declaraciones de intenciones, por parte de la Comisión Europea, del Presidente francés [Emmanuel Macron] y hasta el presidente [sénégalais] Macky Sall, quien será entonces el actual presidente de la Unión Africana. Habrá efectos de anuncio pero no cosas concretas que auguren un cambio profundo en la relación. Mire lo que pasó durante la pandemia: en ayuda, la Comisión Europea se ha conformado con reprogramar fondos que ya estaban previstos para el continente. Ella no agregó ni un centavo. Y la UE no quiso incentivar el levantamiento de patentes [sur les vaccins] exigido por los africanos.

Pero la UE terminó apoyando también esta solución…

A l’OMC [Organisation mondiale du commerce], donde se llevan a cabo negociaciones sobre el tema, es la UE la que muestra las posiciones más conservadoras. El presidente francés ha evolucionado en este tema, pero al principio dijo que estaba en contra del levantamiento de patentes, luego que no era la prioridad, luego que había que buscar mecanismos intermedios, etc.

Leer también Artículo reservado para nuestros suscriptores Sudáfrica en primera línea en la batalla por el acceso a las vacunas

De todos modos, existe una brecha bastante importante entre el discurso y la realidad. El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, habla de un cambio de paradigma con África. Pero, ¿qué es un cambio de paradigma? Que África deje de depender de sus exportaciones de materias primas. Si esto es lo que realmente queremos, debemos hacer todo lo posible para fomentar una transformación estructural del continente. Por ejemplo, ayudando a desarrollar una industria farmacéutica o aumentando considerablemente la financiación para infraestructura o logística.

También hay cuestiones comerciales. En esta área, los europeos deben tener en cuenta la dirección tomada por los africanos con el establecimiento de la CFTA. [Zone de libre-échange continentale, aussi appelée Zlecaf], en lugar de depender de patrones comerciales antiguos.

“Pero incluso si el dinero europeo fluye libremente, los africanos debemos estar más unidos para defender nuestros propios intereses”

Sin embargo, en público, Europa está muy entusiasmada con el ZLEC, que además financia en gran medida el establecimiento de …

Sí, pero su argumento siempre es decir que no estamos preparados y que, por lo tanto, no podemos negociar de continente a continente. Entonces terminamos con trece tipos de acuerdos comerciales, uno con Marruecos, uno con Sudáfrica, etc. Para cada uno de estos acuerdos, Europa defiende con firmeza sus intereses. No digo que haya algún tipo de conspiración. Pero incluso si el dinero europeo fluye libremente para financiar el CFTA o la Unión Africana, los africanos también debemos estar más unidos para defender nuestros propios intereses.

Fuiste un gran impulsor de la ZLEC. ¿Por qué este proyecto no avanza tan rápido como se esperaba?

De hecho, después de mucha emoción, hay un cierto estancamiento. Por supuesto, la pandemia ha ralentizado mucho el proceso. La secretaría general de la ZLEC se puso en marcha durante este período, lo que dificultó el reclutamiento y la implementación logística de esta máquina bastante compleja. Y las preocupaciones relacionadas con la crisis sanitaria eran tales que este tema quedó un tanto dejado de lado.

Ante la falta de movilización política, las negociaciones se estancan en torno a dos temas: el de la propiedad intelectual y la cuestión de las reglas de origen. [les critères permettant de déterminer le territoire d’origine d’un produit]. Estos son problemas importantes, pero absolutamente podríamos encontrar soluciones y seguir adelante.

Leer también ¿África puede tener éxito en su área de libre comercio?

Un aspecto crucial ahora es también poder demostrar nuestra capacidad de negociación en el marco de esta zona de libre comercio. Por eso es tan importante lo que está en juego con Europa, nuestro principal socio comercial. Esto servirá de referencia para futuras negociaciones con otros socios como China o Estados Unidos.

“El mundo entero puede derrumbarse endeudado, los africanos están en la lista negra como si fueran los únicos con un problema”

¿Por qué juzga con tanta dureza las respuestas de la comunidad internacional para ayudar a África a superar la crisis?

Tomemos el ejemplo de los DEG [droits de tirage spéciaux, l’actif de réserve du Fonds monétaire international]. Se ha dicho que la emisión de 650.000 millones de dólares en DEG por parte del FMI sería una solución para los países en desarrollo, sobre todo si, como exigía el presidente francés, los países ricos redistribuyeran su parte. Pero finalmente, cuando miramos las cifras, vemos que hasta ahora, solo el 5% de esta cantidad se ha ido a África. Es una miga.

Para mí, el sistema financiero internacional atraviesa una gran crisis moral. El mundo entero puede estar ahogándose en deudas, los africanos están en la lista negra como si fueran los únicos que tienen un problema con eso. Sin embargo, el problema de África es mucho más que el acceso a la financiación. Cuando los países africanos quieren pedir prestado, tienen que pagar tasas muy altas, mientras que Alemania puede recaudar dinero a tasas negativas. En estas condiciones, ¿no es ella quien se beneficia de un “plan de ayuda” y de fondos concesionales, y no los africanos?

Hoy, todo el mundo está de acuerdo en que África debe producir sus propias vacunas. ¿Esta crisis también puede generar progreso?

Esta crisis ha hecho mucho daño en África, pero también le ha permitido ganar mucho debate. En particular la de las patentes y la necesidad de desarrollar una industria manufacturera. Espero que también estemos en el proceso de mover las líneas de la deuda, ya que el trato desigual de África en este tema se ha hecho evidente para todos. Además, los líderes africanos ahora se atreven a hablar sobre este tema y hacer propuestas ellos mismos. En general, podemos alegrarnos de que los temas debatidos de manera muy teórica durante décadas estén comenzando a traducirse en expresiones concretas.

África en 2022