January 24, 2022

La inflación alcanza el 7% en Estados Unidos, un nivel que no se veía desde 1982

Esta es la primera en los Estados Unidos en cuarenta años. La inflación allí llegó al 7% en 2021, la cifra más alta desde 1982, tras las dos crisis petroleras de la década de 1970. Excluyendo energía y alimentos, el aumento asciende a 5,5%, según cifras publicadas el miércoles 12 de enero por la Mesa de Estadísticas Laborales (BLS, la agencia de estadísticas del Departamento de Trabajo), un fuerte aumento en comparación con noviembre de 2021 (4,9%).

Hace ya tres meses que la subida de precios ha sido a un ritmo superior al 6% anual. Se ha convertido en el tema político número uno para el presidente Joe Biden, especialmente porque los salarios no siguen. Es posible que hayan crecido nominalmente un 5,8% en un año, según el BLS, el ritmo se está desacelerando, ya que este aumento fue del 6% en noviembre de 2021.

Leer también Artículo reservado para nuestros suscriptores Fantasía o riesgo real, Estados Unidos está dividido sobre la inflación

Como resultado, los salarios semanales reales por hora cayeron alrededor del 2%, según el BLS. El poder adquisitivo de los estadounidenses está disminuyendo. En un año, el precio de la gasolina ha subido a la mitad y el de los vehículos nuevos, un 11,8% (+37% los usados). El coste de la vivienda, por su parte, se revalorizó un 4,1%, el del transporte, un 4,2%, y el de la alimentación, un 6,1%.

Esta cifra tan esperada llega tras las de empleo, que defraudaron con 200.000 puestos de trabajo creados en diciembre de 2021. A lo largo del año, el país creó 6,4 millones de puestos de trabajo, cifra récord que está aprovechando Joe Biden, pero el nivel absoluto de empleo , que siempre ha servido de referencia en Estados Unidos, se mantiene 3,6 millones menos que en febrero de 2020, antes del estallido de la pandemia de la Covid-19.

Un fracaso para la Reserva Federal de EE.UU.

Por el contrario, la tasa de desempleo cayó al 3,9% en diciembre de 2021, desde el 6,7% del año anterior. Este fenómeno paradójico está relacionado con la retirada de los estadounidenses del mercado laboral. De hecho, la tasa de participación en el empleo es del 61,9%, frente al 63,4% anterior a la crisis sanitaria. Este declive se puede explicar por varias razones: jubilaciones, mujeres que no vuelven a trabajar mientras no se asegure el cuidado de sus hijos en la escuela mientras continúa la pandemia, y un fenómeno llamado la “gran resignación”: los jóvenes estadounidenses no ya aceptar trabajar bajo cualquier condición ya cualquier costo.

Esta persistente inflación constituye un revés para la Reserva Federal (Fed), que ha seguido afirmando que el fenómeno era transitorio, antes de cambiar de opinión. Su presidente, Jerome Powell, habló de las causas de este error al Congreso el martes 11 de enero. En primer lugar, se ha demostrado que los cuellos de botella en la economía mundial duran mucho más de lo esperado, ya sea por la congestión de los puertos o la escasez de semiconductores, lo que impide que la industria automotriz se reactive. Luego, a causa del Covid, los estadounidenses aumentaron su demanda de bienes -lo que agudizó las tensiones productivas- y redujeron la de servicios, cuyos precios incluso se dispararon por la falta de mano de obra en restauración, ocio y transporte.

Tienes el 24,39% de este artículo para leer. El resto es solo para suscriptores.