January 17, 2022

La mayoría de sindicatos de Renault aprueban el proyecto social e industrial del grupo en Francia

Fue bajo los auspicios del jefe, Luca de Meo, director general del grupo Renault, que tres de los cuatro sindicatos que representan a Losange firmaron, el martes 14 de diciembre, un nuevo acuerdo social de tres años 2022-2024 para Francia, prometiendo Las fábricas tricolores del fabricante francés un futuro industrial con la contratación. A cambio, el texto prevé una reorganización del trabajo y más recortes de puestos de trabajo en las actividades terciarias y la ingeniería. Denominado “Re-new France 2025”, el texto fue firmado por CFE-CGC, CFDT y FO, tres sindicatos que representan el 76% de los 30.000 empleados de Renault en Francia (de los 170.000 en todo el mundo).

Leer también Renault se niega a apoyar la adquisición de la fundición de automóviles SAM

El momento no carece de solemnidad. Se trata del primer gran acuerdo social que firma la nueva dirección desde la caída de Carlos Ghosn en 2018, que había dejado su huella en los dos textos anteriores rubricados en 2013 y 2017. Este resultado, tras trece semanas de negociaciones, es un éxito para Sr. de Meo y su departamento de recursos humanos. El jefe convenció a las tres cuartas partes de sus interlocutores sociales, incluido el CFE-CGC, el sindicato líder de la empresa, cuyo electorado natural (ingenieros, equipos de servicio, funciones de apoyo) no se salvó sin embargo de la dirección desde 2020. Solo la CGT se negó a respaldar el acuerdo. .

Precisamente, ¿qué contiene este texto? Primero, la promesa de producir 700.000 vehículos al año para 2025, lo que constituye, según Renault, un incremento del 38% respecto al nivel de 2020 y del 12% si lo comparamos con la media de los últimos doce años. Se asignarán nueve vehículos a las fábricas francesas, principalmente coches eléctricos en el centro de ElectriCity en el norte de Francia (Douai, Maubeuge) y vehículos utilitarios que también suelen estar electrificados. La planta de Cléon (Seine-Maritime) será el centro de producción del nuevo motor eléctrico de 100 kilovatios hora.

Medidas de productividad

Para apoyar esta aceleración, se contratarán 2.500 personas, incluidas 2.000 en producción y 500 en ingeniería, dando prioridad a los perfiles raros del grupo: especialistas en datos, software y química de baterías. Se implementará un plan de capacitación masivo de 10,000 personas. “El acuerdo sitúa a Francia en el centro de las actividades de Renault”, resumió Maximilien Fleury, director de recursos humanos de Francia.

Leer también Artículo reservado para nuestros suscriptores En la crisis de los semiconductores, Renault sufre

El convenio prevé, a cambio, medidas de productividad: ampliación de cuatro horas de jornada anual hasta llegar a treinta y cinco horas semanales, flexibilidad en caso de disminución o aumento de los volúmenes a producir, seis sábados obligatorios trabajados por año, descansos no remunerados de veinte minutos para las nuevas contrataciones y los trabajadores temporales. Sobre todo, se eliminarán 1.700 puestos de trabajo en dos años en ingeniería (1.300) y funciones de apoyo (400), además de la hemorragia del plan de reestructuración de primavera de 2020. Este último preveía la desaparición de 4.600 puestos de trabajo en Francia, incluidos 2.500 para Empleados de Renault en el sector terciario.

Tienes el 38,3% de este artículo para leer. El resto es solo para suscriptores.