May 14, 2022

Para evitar cortes de energía, Francia se resigna a un excedente de carbón

El gobierno francés ha prometido cerrarlos uno por uno. Pero no este invierno. Por el contrario, las dos últimas centrales eléctricas de carbón que aún están en funcionamiento en el país han dejado “energizar” más de lo esperado. Aunque es el combustible más contaminante, todo parece estar bien para salvar la red eléctrica de las molestas interrupciones del suministro, especialmente en lo que respecta a las necesidades de calefacción.

Un proyecto de decreto, abierto a consulta por el Ministerio de Transición Ecológica hasta el 20 de enero, “Tiene como objetivo permitir una exención excepcional”. En este caso, se tratará de elevar el umbral operativo para los dos primeros meses del año. Si se adopta el texto, las dos unidades (unidades) de Cordemais (Loire-Atlantique) y la de Saint-Avold (Moselle) podrán producir cada una hasta 1 kilotonelada de dióxido de carbono equivalente por megavatio de energía eléctrica, es decir, “Aproximadamente 1000 horas de funcionamiento”. Esto es más de lo previsto anteriormente por la Ley de Energía-Clima de 2019, y por un decreto válido desde … de 1es Enero de 2022: un umbral anual de 0,7 kilotones, es decir “Aproximadamente 700 horas de funcionamiento”.

Un mal “necesario” y temporal

A punto de desaparecer en los próximos años, la cuota de carbón ya corresponde a una mínima porción: el 6 de enero a las 19 horas, pico habitual del consumo diario, solo constituía el 2% del mix eléctrico francés. Frente a solar, fuel oil y biomasa. Pero detrás de la energía eólica (7%), gas (10%), hidráulica (16%) y sobre todo nuclear (64%).

Leer también Artículo reservado para nuestros suscriptores Electricidad: el cierre de una nueva central nuclear complica aún más el calendario

El ministerio presenta su proyecto de decreto como un mal también ” necesario ” solo temporal. A fines de diciembre, RTE, el operador nacional de la red de transmisión eléctrica, aumentó su nivel de vigilancia para el mes de enero. En caso de temperaturas 4 ° C inferiores a las normas estacionales, y en ausencia de viento para impulsar los aerogeneradores, el equilibrio del sistema eléctrico puede requerir medidas especiales. En particular, interrupciones de energía específicas entre sitios industriales, sujetas a compensación financiera. Incluso, como máximo dos horas, para hogares.

El sistema eléctrico del país depende cada vez más del clima (la energía eólica y solar operan de forma intermitente), así como de las interconexiones fronterizas.

Según el séquito de Barbara Pompili, ministra de Transición Ecológica, la situación delata “Un síntoma”. El de la baja disponibilidad del parque nuclear, principal proveedor de electricidad del país, electrones bajos en carbono, y por tanto más favorables al clima, a diferencia de los extraídos del gas, el carbón y el fuel oil. Durante dos años, la crisis de Covid-19 ha perturbado el programa de operaciones de mantenimiento. Además, la parada del reactor n ° 2 en Chooz (Ardennes) ya se ha prolongado tres meses, debido a una falla relacionada con el circuito de inyección de seguridad, como en Civaux (Vienne).

Tienes el 35,91% de este artículo para leer. El resto es solo para suscriptores.