January 16, 2022

Renault acelera su transformación eléctrica

Luca de Meo concertó una cita con la prensa en la gran sala de presentaciones del Technocentre de Guyancourt (Yvelines), el jueves 13 de enero. El lugar no es baladí. Es aquí donde el CEO de Renault afina sus decisiones sobre los futuros modelos del grupo. Aquí es donde toma forma la “Renaulution”, esta transformación acelerada de la antigua sala de control, para convertirla en un fabricante más eléctrico y más rentable. Y el momento tampoco es casual. Casi exactamente un año después del lanzamiento del proyecto Renaulution, he aquí una primera valoración.

Si hemos de dar crédito a las cifras proporcionadas por Renault, la aceleración de la transformación es clara. “Renault ha hecho, en un año, lo que antes, el grupo hubiera hecho en cuatro”, dijo el jefe italiano que llegó a mediados de 2020. La compañía se adelanta a sus principales indicadores y anuncia una nueva ambición: su marca insignia, Renault, ahora apunta a ser 100% eléctrica (ni siquiera híbrida) en 2030, en Europa, frente al 90% anterior.

Leer también Artículo reservado para nuestros suscriptores El abogado especialista en acciones colectivas que acusa a Renault de vender motores defectuosos

Es cierto que el Sr. de Meo pone algunas condiciones, en particular, que la infraestructura de carga esté presente en todo el continente. Pero la dirección confía en uno de los pilares de Renaulution: la electrificación. Esta transición se basa en la creación de un hub eléctrico en el norte de Francia. Renault comenzará próximamente a comercializar su Mégane eléctrico ensamblado en la planta de Douai. A partir de este año, el sitio norte producirá el 80% de los vehículos eléctricos.

Restauración de la rentabilidad

Las otras marcas, Dacia, Alpine y Lada en Rusia, también se están moviendo hacia la electricidad, pero a un ritmo más lento. “La electrificación de Dacia será coherente con un posicionamiento que nos obliga a no aumentar los precios”, dice Luca de Meo. La tecnología híbrida E-Tech, que actualmente equipa Renault, podría trasladarse, en el futuro, a su marca de bajo coste, explicó el director de ingeniería, Gilles Le Borgne.

Leer también En 2021, por segundo año consecutivo, las ventas de autos nuevos se estabilizaron

El otro gran tema de Renaulution es la restauración de la rentabilidad. Renault dice que ya ha logrado su objetivo de reducir sus costes fijos en 2.000 millones de euros y bajar su punto de equilibrio (nivel de producción a partir del cual la empresa gana dinero) en un 30%. Todo con más de un año de antelación. Este regreso a la mejor fortuna (la compañía perdía 40 millones de euros diarios a principios de 2020) también requiere ventas más rentables. La participación de particulares en los registros -el canal comercial más rentable- ha aumentado así del 40% al 50%. “En algunos modelos habíamos bajado al 20%”, subraya el Sr. de Meo.

Le queda por leer el 36,08% de este artículo. El resto es solo para suscriptores.