January 18, 2022

Así es como las regulaciones criptográficas de Singapur monitorean a los inversores

Muchos de los primeros en adoptar las criptomonedas se sintieron atraídos por la promesa del anonimato. Con Bitcoin, podrían realizar transacciones directamente entre ellos sin tener que pasar por un banco.

Dichas transacciones criptográficas estaban preparadas para ser el equivalente digital del intercambio de efectivo, en el sentido de que serían fáciles de facilitar y estar libres de supervisión. Los usuarios podrían almacenar valor en carteras digitales sin tener que ceder ninguna información personal.

Naturalmente, esto tuvo sus inconvenientes. Después de todo, los bancos y las instituciones financieras llevan a cabo verificaciones de Conozca a su cliente (KYC) por una razón: para prevenir actividades delictivas como el lavado de dinero.

Crédito de la imagen: Unsplash

En 2011, Bitcoin comenzó a ganar notoriedad por sus usos ilegales. Era la moneda elegida por los usuarios de Silk Road, un sitio web ahora recordado como uno de los mercados más infames para el comercio ilícito.

Silk Road generó más de 600,000 Bitcoin en ingresos, por un valor de más de S $ 36 mil millones en la actualidad, en el transcurso de dos años. Fue solo a fines de 2013 que la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) pudo cerrar el sitio web y arrestar al propietario, Ross Ulbricht.

El FBI solo pudo encontrar a Ulbricht porque había usado su nombre real en sitios web como LinkedIn y Stack Overflow, donde habló sobre la gestión de Silk Road. Después de procesarlo, se incautaron de los ingresos que tenía en su propia billetera criptográfica. Sin embargo, otros que compartían los ingresos aún permanecían ocultos.

Hasta la fecha, más de la mitad de los ingresos totales de Silk Road sigue sin contabilizarse. Pero a medida que se desarrolle la tecnología para ayudar a regular el espacio criptográfico, los fondos aún podrían recuperarse. Las autoridades han comenzado a implementar formas novedosas de identificar a los usuarios de blockchain, incluso si sus billeteras vienen sin una identificación.

¿Se puede identificar a los usuarios a través de sus billeteras criptográficas?

Inherentemente, una billetera criptográfica no registra ninguna información que pueda identificar a su propietario. Qué lo hace obtener registrado es cada transacción que se realiza desde y hacia una billetera criptográfica. Esta información se almacena en la cadena de bloques y cualquier persona puede verla.

Con millones de transacciones que se realizan todos los días, solía ser casi imposible realizar un seguimiento de los rastros de cifrado.

Sin embargo, se han desarrollado herramientas a lo largo de los años que pueden recopilar datos de la cadena de bloques y visualizar el flujo de criptomonedas de una billetera a otra. Usando tales herramientas, uno puede identificar una billetera que contiene criptografía robada o ilícita.

Entrada y salida de criptomonedas
Una visualización de las entradas y salidas de una billetera criptográfica en oxt.me / Captura de pantalla de oxt.me

Después de eso, se convierte en un juego de espera. Mientras la criptografía permanezca en una plataforma descentralizada, las autoridades no pueden apoderarse de ella o rastrear directamente al propietario.

Sin embargo, si el propietario intentara convertir la criptografía en dinero fiduciario, probablemente se revelarían en el proceso. Esto se debe a las regulaciones de cifrado que ahora se implementan en países como Singapur.

¿Cómo controlan las transacciones las regulaciones de cifrado de Singapur?

La forma principal de comprar criptomonedas utilizando dinero fiduciario o convertir criptomonedas en dinero fiduciario es a través de un intercambio centralizado (CEX).

En Singapur, esto incluye empresas como DBS Vickers e Independent Reserve. Dichos intercambios con licencia están regulados por la Ley de Servicios de Pago de la Autoridad Monetaria de Singapur (MAS). A continuación se detallan los puntos previstos en el acto que deben cumplir los intercambios:

una. diligencia debida del cliente mediante la verificación de sus identidades y negocios;

B. seguimiento de las transacciones de los clientes en busca de indicios de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo;

C. selección de clientes en relación con la lista de sanciones internacionales pertinentes de las Naciones Unidas; y

D. mantener registros detallados de las actividades de los clientes y poner en marcha un proceso para reportar transacciones sospechosas a MAS.

Como es evidente, si uno comprara criptomonedas en Singapur usando SGD, tendría que dar sus datos personales. Lo mismo se aplica si transfirieran criptografía de su billetera descentralizada a un CEX.

Volviendo al ejemplo anterior: las autoridades pueden monitorear las billeteras descentralizadas que contienen criptomonedas ilícitas, y si el propietario intenta transferirlas a un CEX, pueden incautarlas.

Esto es posible porque los usuarios de CEX no tienen criptografía almacenada en carteras individuales. Todo el valor permanece almacenado con el propio CEX, junto con un registro de cuánto posee cada usuario.

También existen regulaciones sobre la información que se debe compartir entre los CEX cuando se realiza una transacción.

¿Qué es la regla de viaje criptográfico?

A partir de enero de 2020, MAS implementó la Regla de viaje criptográfico que fue establecida por el Grupo de trabajo de acción financiera.

Según la regla, cuando se transfieren criptomonedas entre dos CEX, la información de los usuarios involucrados en la transacción debe compartirse entre los intercambios.

Cuando la transacción supera los S $ 1,500 en valor, la dirección del remitente, el número de CI y la fecha de nacimiento se envían al CEX receptor. Para transacciones por debajo de ese umbral, solo se comparte el nombre y la identificación de la billetera.

Actualmente, no existen regulaciones que impidan el envío o la recepción de criptomonedas desde una billetera descentralizada.

Se advierte a los intercambios que tales transacciones conllevan un mayor riesgo de ser ilícitas y se les deja llevar a cabo medidas de diligencia debida mejoradas a su propia discreción.

Laguna jurídica: intercambios de cifrado P2P

Los intercambios P2P permiten a los usuarios eludir las regulaciones CEX y convertir entre criptomonedas y dinero fiduciario.

En dichas plataformas, los usuarios comercian entre sí directamente después de acordar un precio fijo. Un usuario envía dinero mediante transferencia bancaria y, a cambio, la parte receptora envía criptografía a su billetera.

bitcoins locales
LocalBitcoins es un intercambio P2P que permite a los usuarios de todo el mundo intercambiar criptomonedas y dinero fiduciario sin realizar procedimientos KYC / Captura de pantalla de LocalBitcoins

Dado que no hay ningún registro que vincule las dos transacciones y la criptomoneda nunca sale de una billetera descentralizada, es imposible rastrear a las partes detrás del comercio.

Los intercambios P2P a menudo son utilizados por personas que residen en países donde es ilegal poseer criptografía.

También pueden ser explotados por usuarios que intentan descargar criptomonedas robadas. Conscientes de que no pueden retirar sus monedas a través de un CEX, estos usuarios pueden vender grandes cantidades en intercambios P2P ofreciendo una tasa ligeramente más baja que la del mercado.

¿Qué depara el futuro?

En virtud de la descentralización, el poder de permanecer en el anonimato en una cadena de bloques permanece en el usuario. Sin embargo, las autoridades aún pueden regular el espacio monitoreando los puntos de entrada y salida. Este parece ser un compromiso justo, ya que disuade el uso ilícito del anonimato, al tiempo que permite que los usuarios habituales sigan cosechando sus beneficios.

Dicho esto, ahora han comenzado a surgir nuevas formas de enmascarar las transacciones de blockchain. A medida que la tecnología evoluciona, es más que probable que las nuevas regulaciones sigan su ejemplo en un futuro cercano.


Crédito de la imagen destacada: CoinFlip