September 26, 2021

“Hace mucho que soy una caricatura de mí mismo”

Cuando llega a su fin, nos damos cuenta de que el verano a menudo ha rimado con una serie de términos “é”: autopista embotellada, copa de rosado, arena mojada, merguez quemado. En los últimos años podemos sumar a esta larga lista a Julien Doré, de 39 años, cuyo ritornello suele adormecer nuestras descompresiones veraniegas. Este verano, del álbum Amado (título inspirado en el nombre de pila de su abuela), así que fue embriagador Waf y su estribillo aperitivo-sentimental que se derramaba como una obviedad en nuestros tímpanos.

“Sírveme amor en un vaso de pastaga”, susurró el ex candidato de “Nouvelle Star”, mientras sus dos pastores suizos, Simone y Jean-Marc, aúllan en el fondo de este fresco surrealista cargado de versos preocupados sobre la crisis climática. “Cuando escribí el álbum, en mi ‘estudio en casa’, mis dos perros estaban conmigo todo el tiempo. Un día, escuchándolos hacer aullidos de lobo, los grabé y los volví a poner en la canción en la que estaba trabajando. Te hace pensar en Novela de suspenso, de Michael Jackson. El problema es que no pueden escuchar la pista sin empezar a ladrar de nuevo. “

“Torturar” la cultura pop y volver a servir un hábil sabor digestivo es parte de la marca Julien Doré. Es retomando con voz ronca Moi… Lolita de la muy sabia Alizée que el nativo de Alès, en 2007, emergió del limbo del anonimato. Habiendo modificado también el texto inicial, el artista de la barra dio su “Lengua a los coños”. En 2021, en un caluroso día de verano. Lógicamente, acabamos de pedir dos pastagas y nos hemos trasladado al segundo piso del O2 Scènes, un restaurante adyacente al Seine Musicale, en Boulogne-Billancourt (Hauts-de-Seine).

Re-enraizamiento

“Pastis es un guiño simbólico a mi Sur, el que redescubrí hace tres años. Durante mucho tiempo, quise y necesitaba reconectarme con mis raíces. Cuando vivía en París, la energía era inquietante. No es así como nací, como crecí. “ El que alguna vez fue visto en la prensa a la gente del brazo de una señorita meteorológica que se convirtió en actriz (Louise Bourgoin) ha centrado, por tanto, toda la promoción de su último disco en su re-arraigo en las Cevenas. O exactamente ? Julien Doré prefiere ser evasivo. En un “Pequeño pueblo”, cerca de su “Abuela de cien años” y sus padres, ex comerciantes de segunda mano que le dieron el gusto por los objetos bellos.

Tienes el 68,69% de este artículo para leer. El resto es solo para suscriptores.