January 22, 2022

En “¿Dónde está Ana Frank?” », Ari Folman dialoga con sus fantasmas

Par Samuel Blumenfeld

Publicado a las 12:46 a.m. de ayer, actualizado a las 5:44 a.m. de ayer

El director israelí Ari Folman, en París, 22 de noviembre de 2021.

Ari Folman lo admite, no lo quería. Adapte el diario d’Anne Frank, no veía la necesidad de hacerlo, convencido de que todo se había hecho antes, y bastante bien, en particular con Diario de Ana Frank (1959), de George Stevens, con Millie Perkins. Así que cuando el Fondo Ana Frank, creado en 1963 en Basilea (Suiza) por el padre de la joven, Otto Frank, único superviviente de la familia tras su deportación a Auschwitz, se puso en contacto con el director israelí, éste declinó cortésmente la propuesta.

Esta renuencia a dar el paso no es nueva para Ari Folman. Ya había sido así por Vals con Bachir, la película sobre la invasión del Líbano por las fuerzas israelíes en 1982 que hizo famoso al director después de su selección oficial en el Festival de Cine de Cannes en 2008. Unos años antes, había colocado un anuncio en Internet preguntando si otros veteranos como él estar dispuesto a testificar. Había recibido casi cuatrocientas respuestas de personas con trastorno de estrés postraumático como él.

Lea también: “Vals con Bachir”: Freud junto a la cama de los soldados israelíes en la guerra del Líbano en 1982

“Honestamente, no pensé que obtendría ninguna respuesta. La explicación después me parece clara. El Líbano en 1982 fue la primera guerra no convencional de Israel. No era un ejército contra otro ejército, sino un ejército contra una guerrilla, mezclado con la población civil. Nada nos preparó para esto. Tan pronto como puse un pie en el Líbano, me di cuenta de que iba a salir mal. ”

Chantaje materno

Si nos atenemos a las apariencias, Ari Folman es un hombre impermeable a todas las modas. Lleva abrigo largo, jersey negro de cuello alto, pantalón del mismo color con botas de suela gruesa. El cabello, blanco y desgreñado, está peinado hacia atrás. Uno de sus oídos tiene un anillo. Alrededor del cuello, un medallón de oro gigantesco. El motivo: un sagitario que indica que el director se prepara para celebrar sus 59 años el 17 de diciembre.

Si parece irradiar una autoridad natural, en realidad las cosas son más complicadas. Fue su madre, una sobreviviente de los campos de exterminio, quien lo empujó a darse cuenta ¿Dónde está Ana Frank? su quinta película (en cines el 8 de diciembre) y la tercera basada en una técnica de animación. Al enterarse de que a su hijo se le ofreció la oportunidad de adaptar el famoso Diario, el ex deportado, ahora de 98 años, le prometió que, si aceptaba la propuesta, ella seguiría con vida para ver la película. “De lo contrario”, me anunció, “tendría que prepararme para llamar a los directores de la funeraria de inmediato”. ”

Tienes el 62,35% de este artículo para leer. El resto es solo para suscriptores.