January 24, 2022

“Las gotas de lluvia siguen cayendo sobre mi cabeza”: la canción de ‘Spider-Man 2’ que Bob Dylan rechazó

Aunque ese amigo tuyo que se aferra al cine culto lo niegue, películas de superhéroes también tienen momentos icónicos que quedan grabados en la memoria para siempre. En ese sentido, una de las secuencias más memorables -y no realmente heroicas- que encontramos en este tipo de películas, es la de Hombre araña 2 2004 donde Peter Parker camina feliz por Nueva York después de perder sus poderes, renunciando a sus responsabilidades como arácnido.

¿Ya lo has recordado? Sí, y seguro que hasta tarareaste la icónica canción que suena de fondo. Esa es una de las escenas por las que recordamos con cariño a Spidey de Tobey Maguire y sin duda ese momento no funcionaría igual sin la gran canción que lo acompaña: “Las gotas de lluvia siguen cayendo sobre mi cabeza” de BJ Thomas, que es un tema clásico de la industria cinematográfica de todos los tiempos.

En esta ocasión, para esta hermosa sección que nos gusta llamar la Historia detrás de la canción, repasaremos cómo surgió dicha canción, que por cierto tiene la particularidad de que Se le ofreció al propio Bob Dylan. y lo rechazó.

“Las gotas de lluvia siguen cayendo sobre mi cabeza”

La música y el cine caminan de la mano de una manera inevitablemente magnífica. Y cada vez que se reúnan, puede que haya una gran película para la posteridad e incluso una canción que inesperadamente cobre impulso. Un ejemplo de esto último es “Las gotas de lluvia siguen cayendo sobre mi cabeza”.

Sí, seguro que muchos recuerdan esta pista por la secuencia antes mencionada de Hombre araña 2 y es que en sentido estricto, el tema volvió a brillar en el nuevo milenio gracias a esa incursión. Pero si profundizamos en la historia que alberga, entonces es justo decir que se compuso originalmente en 1969 para la película. Butch Cassidy y el Sundance Kid del mismo año, con Paul Newman y Robert Redford como estrellas.

La canción, una composición del reconocido letrista Hal David con música de Burt Bacharach, ganó el Oscar a la Mejor Canción Original y le valió a Bacharach la misma estatuilla en la categoría de Mejor Partitura Original. Eso sí, gran parte del éxito que arrastró la pista tiene que ver con el hecho de que la interpretación vocal fue encomendada al también mítico Bj thomas, quien en ese momento estaba en su punto artístico más alto.

Sin embargo, la canción como tal no tenía a este cantante como su principal opción de voz. Allá afuera, fueron barajados otros nombres que rotundamente ‘lo hicieron feo’ para el sujeto.

Burt Bacharach y Hal David en los Oscar. Foto: Getty.

También puedes leer: EL ACTOR, UN DJ DE JAMAIQUINO Y MÁS: LA HISTORIA DE CÓMO SURGIÓ “CLINT EASTWOOD” DE GORILLAZ

El rechazo de Ray Stevens y Bob Dylan

Quizás sus nombres no resuenen tanto como deberían en la industria de la música, pero es un hecho que el combo formado por Burt Bacharach y Hal David Fue uno de los más importantes de finales de los 60 y principios de los 70. Y es que habían hecho de todo antes de entrometerse en la composición de la banda sonora de Butch Cassidy, sobresaliendo su trabajo con Ella Fitzgerald, Tom Jons y Dionne Warwick.

Entonces, con la tarea de componer algo significativo para la película antes mencionada, Bacharach y David buscaron la pista principal de la cinta:“Las gotas de lluvia siguen cayendo en mi cabeza”– tenía una estrella en su voz. Y funcionó con Bj thomas en última instancia, dando ese giro definitivo a la famosa escena de las bicicletas en esa película. Aquí la secuencia

Pero incluso antes de que BJ Thomas se uniera a la colaboración como cantante de la canción, Bacharach y David ofrecieron la canción a otro gran cantante de la época. Ray Stevens, quien terminó rechazándola. Thomas y Stevens son buenos amigos y hasta la fecha, hablan de esa anécdota sobre Las gotas de lluvia siguen cayendo sobre mi cabeza”.

“Cuando veo a Ray, siempre le agradezco por pasarme esa canción. Yo siempre le digo que no se como pudo dejarla pasardijo el propio BJ Thomas en una entrevista de marzo de 2021 con el periódico The Tennessean. Sin duda, este detalle hace que la canción sea bastante especial porque en el gran orden del tiempo y la historia, la hace única.

Y sí, Stevens lo rechazó antes que nadie, pero por ahí se sabe que Bob Dylan también fue una de las opciones para darle voz al tema. Al parecer, resultó lo mismo: un no rotundo a Bacharach según cuenta Thomas al citado medio. De hecho, algunas fuentes, incluido BJ, mencionan que la canción fue hecha originalmente para que Dylan la cantara, algo que supuestamente Bacharach ha negado… pero se sabe que el compositor tenía admiración por el famoso trovador de “Like A Rolling Stone”.

“Casi todo sobre ‘Raindrops’ fue casi perfecto. Cuando miro hacia atrás o hablo de ella, casi todo sobre esa canción fue un buen recuerdo. Burt había escrito la melodía de Bob Dylan. Dice que no hizo eso, pero en un momento le propuso matrimonio a Bob Dylan. Fue el primero en rechazarlo. Sonaba como una canción de Dylan… ”, mencionó BJ Thomas a The Tennessean.

"Las gotas de lluvia siguen cayendo sobre mi cabeza": La canción de'Spider-Man 2' que Bob Dylan rechazó

BJ Thomas y 1969. Foto: Getty.

El legado de “Gotas de lluvia”

Como dijimos, “Las gotas de lluvia siguen cayendo sobre mi cabeza” Es una de las canciones más icónicas que nos ha traído la historia del cine y aunque lleva más de 50 años estrenada, sigue resonando de vez en cuando. No han faltado covers desde que la propia Dionne Warwick (colaboradora frecuente de Bacharach y David) hizo su versión para su disco Nunca me enamorare de nuevo 1970.

¿Algo más reciente? Bueno, a mediados de los 90 el Predicadores callejeros maníacos Lo cubrieron dándole un toque más rock-folk. Pero sin duda, el original no se olvida y por supuesto, sigue transmitiéndonos esa vibra de que los malos tiempos con el tiempo pasarán, las preocupaciones no son para siempre y todo puede ser bueno de vez en cuando para hacernos sentir libres.

Si no lo cree, recuerde la escena antes mencionada de Hombre araña 2, que sigue siendo casi tan icónica como la propia canción.