January 18, 2022

Las peores películas de 2021

Fue el turno de las peores películas de 2021. Sabemos que fue el año de las grandes producciones que lograron la hazaña de devolverle su vitalidad a la Industria. Fue una batalla contra el miedo y la precariedad del cese obligatorio de la pandemia. También en una forma de revitalizar el cine en los cines. Fue un recorrido duro y complicado, que sin embargo rindió los resultados esperados. Pero también cometió errores

Por si fuera poco, el cine también Tuvo que afrontar el streaming y su variedad de opciones.. Pero de una forma u otra, ambas visiones sobre la experiencia cinematográfica lograron complementarse. La experiencia en los teatros se combinó con la de la multipantalla, hasta que se creó algo nuevo. Para bien o para mal, 2021 fue el año de los estrenos simultáneos, nuevas visiones sobre el futuro de los actores y el talento. Además, el que cimentó los futuros acuerdos sobre la Industria como dos partes de una misma cosa.

Pero entre esos cambios, hubo tropiezos. Las peores películas de 2021 llegaron en forma de desconcertantes experimentos. Unas decepciones risibles, otras lamentables, en algunos casos infundadas. Desde secuelas que desconcertaron al perder la oportunidad de ampliar historias a locales sin alicientes. Al final, el cine también demostró que en su intento de avanzar a nuevos lugares, perdió el norte. Una circunstancia que dejó varias de las peores producciones del año que os dejamos aquí:

alerta roja

La película de Netflix más cara jamás producida es también una tontería para su elevado presupuesto. Y merece estar en nuestra lista de las peores películas de 2021. Con un elenco de estrellas, ubicaciones internacionales y una puesta en escena lujosa, la inversión no logró pagar sus enormes fallas en el guión.

Desde giros inesperados en la trama, interpretaciones planas hasta un sentido del humor defectuoso. Todo combinado para una producción mediocre a gran escala. Dwayne “The Rock” Johnson parece incómodo y gruñón durante la mayor parte de la película. Por su parte, Gal Gadot crea un extraño estereotipo de la Mujer Fatal con más énfasis en su encanto que en su talento. Pero la peor parte se deja llevar Ryan Reynolds, que desperdicia su carisma en bromas aburridas.