packagingnewsonline.com
August 1, 2021

Mary Stallings vuelve a Donostia con su cálido jazz vocal

Mary Stallings, en el concierto del Jazzaldia de 2018. / USOZ

Mañana. Considerada una de las mejores cantantes vivas en su género, la estadounidense actuará en el Club del Victoria Eugenia

Juan G. Andrés

«¿Que si quiero volver? Ya estoy esperando una nueva invitación». Lo dijo Mary Stallings el 28 de julio de 2018, horas antes de recibir el Premio Donostiako Jazzaldia. Su deseo no ha tardado en hacerse realidad y un año y medio después, la gran dama estadounidense regresará mañana a la ciudad con su cálido jazz vocal. En su recital en el Club del Victoria Eugenia le acompañarán Phil Wilkinson (piano), Joshua Ginsburg (contrabajo) y Mario Gonzi (batería).

A sus 80 años cumplidos en agosto, la cantante californiana ha publicado infinidad de álbumes. El último se titula ‘Songs Were Made to Sing’ (2019) y reúne «una exquisita colección de canciones clásicas que reflejan una vida disfrutada con pasión», según apuntan desde la discográfica. La vocalista no es la autora de ninguna de las letras, pero usa su don para «transformar melodías familiares en historias profundamente personales y cautivadoras».

«Es sorprendente cómo puedes sentir las cosas en tu corazón y en tu mente, pero no encontrar las palabras para decirlas», ha expresado Stallings: «Por ello, elijo canciones que parecen aplicarse a mí personalmente y de ahí surge una historia. Soy el producto de todo lo que he pasado en mi vida, y eso viene en mi música. Mi alegría es subir al escenario y que la gente escuche mis historias».

De la iglesia al escenario

Como otras tantas divas del jazz, Stallings también comenzó a cantar en la iglesia y formó un grupo de góspel junto a sus hermanas. Su primera oportunidad profesional le llegó antes de cumplir los 20 años con Louis Jordan, a quien seguirían artistas como Cal Tjader, Wes Montgomery, Count Basie y Dizzy Gillespie, entre otras luminarias.

Influenciada por mitos como Dinah Washington, Ella Fitzgerald, Sarah Vaughan o Billie Holiday, en su rueda de prensa donostiarra aseguró que el jazz le ha dado la oportunidad de conocer lo más profundo de su ser. «He pasado vicisitudes en micarrera, pero aquí estoy», declaró tras su concierto del Victoria Eugenia y su participación puntual en el concierto que la joven Cécile McLorin Salvant ofreció en la Plaza de la Trinidad.

Para elogiar el talento de la estadounidense suele citarse habitualmente la frase publicada en el ‘New York Times’: «Es, quizá, la mejor cantante viva de jazz». En una entrevista publicada en estas páginas, Mary Stallings reconoció que tal afirmación le hace sentir bien, pero acto seguido sostuvo: «No pienso en ser la mejor, sino en ser honesta. Si mi honestidad tiene eco, entonces estoy haciendo bien mi trabajo. Sólo soy una sincera contadora de historias que reflejan un aspecto de mi vida y de mis emociones».

.