September 24, 2021

Una semana multicultural con Madeleine Peyroux y Songhai

Madeleine Peyroux actuará en el Victoria Eugenia en su tercera visita a San Sebastián.

El teatro Victoria Eugenia acoge el miércoles a la cantante estadounidense y el jueves la unión de los hermanos Carmona y Toumani Diabaté

En los próximos días el teatro Victoria Eugenia acogerá a dos nombres internacionales de muy distinto origen y trayectoria pero que representan bien el signo de los tiempos: la mezcla de culturas y sonidos en el concepto global que a menudo adquiere la música popular de hoy. Tanto la cantante Madeleine Peyroux, que actuará el miércoles, como el colectivo Songhai, que se subirá al escenario del teatro el jueves, han hecho de la diversidad un estilo propio y distintivo, y se han convertido en referentes internacionales, por muy diferentes caminos, indagando en las raíces en busca de sonidos novedosos.

Con la publicación de ‘Secular Hymns’ el año pasado se cumplían los 20 años de trayectoria de la cantante y compositora Madeleine Peyroux, que debutó profesionalmente con el álbum ‘Dreamland’ (1996), aunque llevaba cantando desde los quince años. En aquel momento fue calificada como cantante de jazz, e incluso comparada con Billie Holiday o Anita O’Day, pero en estas dos décadas, Peyroux ha ido demostrando la versatilidad de su propuesta y la ausencia de fronteras en su amor por la música de raíces.

San Sebastián ha sido testigo del crecimiento de Madeleine Peyroux como figura internacional, con sus actuaciones en el Jazzaldia en 2007, el año en que despegó realmente su carrera con el álbum ‘Half the Perfect World’ y llenó la plaza de la Trinidad, y en 2012, cuando encandiló al público del auditorio del Kursaal, con los tres tipos de canciones que le gustan, según dijo: las de amor, los blues y las canciones de borrachera, o ‘drunken songs’. Si así evoca el ambiente de tugurios y la observación de la noche urbana, como le gusta hacer desde su terraza de Brooklyn, es también porque es proclive a los recintos acogedores y de dimensiones humanas, no a las multitudes. Así que con el Victoria Eugenia estrena recinto en su tercera visita donostiarra, y se encontrará en el tipo de ambiente que le van a sus canciones.

Aunque mezcla el blues, el gospel, el funk, y las raíces americanas y también de otras latitudes, en su actual formación hace especial incidencia en su vena más jazzística: se presenta en formato de trío, acompañada por Jon Herrington (guitarra) y Barak Moric (contrabajo).

Ese es también el espíritu de ‘Secular Hymns’, un disco en el que explora «más allá de las fronteras de lo ordinario», y reinterpreta a su manera temas de Tom Waits, Townes Van Zandt o Allen Toussaint, pero también se acerca a la música jamaicana a través de Linton Kwesi Johnson y a los orígenes espirituales afroamericanos.

Cruce de culturas

Por su parte, Songhai es un concepto verdaderamente pionero en los años 80, cuando consiguió un gran reconocimiento internacional y marcó tendencia para toda la explosión de las músicas del mundo que llegaron después. Songhai es el nombre de la asociación del grupo Ketama de los hermanos Carmona con el músico de Mali Toumani Diabaté.

A las ganas de experimentar con el cruce de culturas tan diferentes como la andaluza y la africana se unieron músicos británicos como el contrabajista Danny Thompson. Y el resultado se plasmó en el álbum ‘Songhai I’ (1988), que fue recibido internacionalmente como una nueva puerta hacia la multiculturalidad. El segundo disco de esta agrupación intermitente, ‘Shongai II’ (1994), llegó unos años más tarde, y luego cada músico continuó con su propia carrera.

Dos décadas después, Toumani Diabaté, José Miguel Carmona y el contrabajista Javier Colina, que había colaborado en el segundo disco, se encontraron casualmente en una jam session en Madrid. Y la conexión musical volvió a surgir, de modo que una nueva etapa de Shongai está en marcha y de gira.

Es por tanto una ocasión muy especial de encontrarse en directo con esta propuesta tan influyente y esporádica, que reúne de nuevo a Toumani Diabaté, Josemi y Juan Carmona y Javier Colina, reinventando los temas de aquellos dos discos y ampliando el camino de comunicación entre culturas diferentes que abrieron en su día.