October 18, 2021

David Gilmour mueve la guitarra. – Update México

Muy a pesar de los fans, Pink Floyd no existe más. Al menos, no como agrupación. Su final se concretó tras la muerte del tecladista Richard Wright, ocurrida el 15 de septiembre de 2008.

Sin embargo, el guitarrista y último líder de Floyd, David Gilmour, se ha mantenido activo por su cuenta, editando uno que otro disco y haciendo giras por todo el mundo.

Por su cuenta, el baterista Nick Mason tiene su propio grupo, Un platillo lleno de secretos y a veces se reúne con Gilmour. Como sabemos, Roger Waters también continúa activo.

El 18 de septiembre de 2015, el guitarrista y cantante David Gilmour, dio a conocer su última producción, Rattle That Lock , cuarto disco de estudio como solista. Este fue uno de los que ejecutó en el memorable concierto en Pompeya en 2017 (tras décadas de haber hecho un concierto sin público junto con Pink Floyd).

Con esta producción, Gilmour se fue más al jazz, al blues y al soft rock; como siempre, se acompañó de su inseparable esposa, la talentosa escritora Polly Sampson (quien le ayuda con las letras), así como de John Carin (bajista, colaborador desde sus días con Floyd), David Crosby y Graham Nash (de Crosby, Stills and Nash), Phil Manzanera (también frecuente colaborador e integrante de Roxy Music), Robert Wyatt (Soft Machine) y Guy Pratt (saxofonista e integrante de Floyd en las giras), entre otros.

Una grabación de la voz de su amigo, Richard Wright, se incluye en el cuarto track, “A Boat Lies Waiting”, a manera de tributo.

Rattle That Lock tuvo cuatro sencillos, el que da nombre al álbum, además de “Today”, “Face of Stone” e “In Any Tongue”. La verdad, la mayoría de las composiciones pudieron haber sido cortes promocionales.

Después de la gira de dicho material, Gilmour se ha mantenido relativamente calmado en el ámbito musical. Se sabe que no es de esos músicos que necesitan mantenerse en los escenarios y haciendo música. Así que Traqueteo bien podría ser su último disco, por lo cual se disfruta aún más.

Rattle That Lock es una gran placa de David Gilmour que mantiene algunas de las características floydianas, el estilo vocal y su legendaria guitarra.