January 26, 2022

Los dinosaurios del rock hacen caja

Portada de ‘Heroes’ (1977), de David Bowie. / Masayoshi Sukita

En la estela de Bruce Springsteen, Bob Dylan o Neil Young, los herederos de David Bowie venden el catálogo del cantante y compositor británico

Miguel Lorenzi

El común de los mortales aspiramos a una jubilación honrosa con una pensión digna en los países en los que esto es posible. Hay quien cuenta, además, con un plan privado para endulzar su vejez. Pero los dinosaurios del rock apuestan por muelles y multimillonarias jubilaciones haciendo caja con su bien más preciado: sus composiciones. Desde el más allá, David Bowie es el penúltimo en sumarse al selecto club y en beneficio de sus herederos, que han vendido su catálogo a la discográfica Warner por 220 millones de euros, según la estimación del ‘The New York Times’.

El ‘pack’ de composiciones de Bowie incluye 26 álbumes de estudio, del primero (‘David Bowie’, 1967), al último, (‘Blackstar’, 2016). El apetitoso cheque será para los sucesores del camaleónico artista británico fallecido en 2016 con 69 años y que cumpliría 75 este 8 de enero. La editora musical dispondrá de los derechos de 400 canciones de Bowie, con exitazos como ‘Space Oddity’, ‘Changes’, ‘Ziggy Stardust’, ‘Starman’ o ‘Let’s Dance’.

La venta de su catálogo es otro eslabón de la larga cadena de fabulosas transacciones por derechos musicales que alimenta la brutal demanda de música en ‘streaming’ y el derrumbe de la música en directo. Unas giras y conciertos imposibles en un mundo pandémico y verdadera gallina de los huevos de oro para las estrellas del rock.

El ‘jefe’ del cotarro roquero, Bruce Springsteen, vendió hace un mes su patrimonio como compositor e intérprete a Sony Music por casi 442 millones de euros, según estima ‘Billboard’. Jubilación dorada para el legendario abuelo del rock que, con 72 años, es el 16º artista más vendedor de todos los tiempos. Sus canciones generan unos 18 millones de euros anuales en regalías, ‘royalties’ en inglés, el dinero que un autor o intérprete recibe por derechos de reproducción cada vez que una canción suena en la radio, la tele, un podcast o se incluye en una serie o una película.

Antes que el ‘Boss’, hicieron caja con este sistema otros gigantes del negocio, como Bob Dylan (80 años), Paul Simon (80), Tina Turner (82) o Neil Young (76), además de bandas como Red Hot Chilli Peppers o ZZ Top. Pero el acuerdo de Springsteen es el más jugoso. Dylan cedió el control de más de 600 temas a Universal por entre 300 y 400 millones de euros. Tina Turner vendió su catálogo a BMG por 260 millones y Neil Young cedió parte de sus 1.800 canciones por 122 millones. Red Hot Chilli Peppers recibió 140 millones de Hipgnosis Songs Found, editora que también adquirió los derechos de las 145 canciones de Shakira, y las 186 canciones que Richie Sambora, ex de Bon Jovi, escribió para el grupo. El presidente de Hipgnosis, Mark Mercuriadis, tiene claro que las canciones «son una inversión como el oro o el petróleo». Bien lo sabía Michael Jackson que en 1985 adquirió el catálogo de los Beatles por unos irrisorios 47 millones de dólares. Sus satánicas majestades, los Stones, tienen, de momento, el control de ‘Satisfaction’, ‘Angie’ y todo lo demás.

.