September 16, 2021

¿Cuáles son los criterios para ingresar?

La cantante y bailarina Josephine Baker ingresará al Panteón el 30 de noviembre, confirmó el Palacio del Elíseo, luego de información difundida por El parisino Domingo 22 de agosto. Nacida en Missouri en 1906, Joséphine Baker, cuyo verdadero nombre es Freda Josephine McDonald, figura de la Resistencia y la lucha contra el racismo, será la primera mujer negra en ser así honrada en la necrópolis de París, ciudad donde murió en 1975..

¿Qué significa este gesto simbólico de entrar en el Panteón y cómo se toma la decisión? Explicaciones.

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer también Entrada al Panteón de Joséphine Baker, símbolo de Emmanuel Macron

¿Para qué sirve el Panteón?

El edificio, diseñado por el arquitecto Germain Soufflot en 1764, fue primero una iglesia dedicada a Santa Geneviève, patrona de París. En 1791, bajo la Revolución Francesa, la Asamblea Nacional decidió convertirlo en un templo secular, bautizado “Panteón” en referencia a los dioses griegos, para honrar la memoria de los nuevos héroes de la patria, un equivalente republicano de la Santa Basílica. -Denis, necrópolis de los reyes de Francia.

Sobre las convulsiones políticas del siglo XIXmi En el siglo XX, el Panteón volvió a ser iglesia o templo, antes de recuperar su función principal en 1885 con motivo del funeral del escritor Víctor Hugo. Un decreto especifica que “El Panteón ha vuelto a su destino original y legal. Allí se depositarán los restos de grandes hombres que han merecido el reconocimiento nacional ”.

¿Quiénes son los “grandes hombres” honrados?

Lógicamente, el Panteón primero dio la bienvenida a los revolucionarios. Mirabeau fue el primero en entrar en él, en 1791, pero también en salir, víctima de la desgracia. Marat, Lepeletier y Dampierre sufrieron la misma suerte, a diferencia de los filósofos Voltaire y Rousseau. Más de la mitad de los “grandes hombres” fueron panteonizados bajo el Imperio: en su mayoría, soldados y dignatarios, poco conocidos hoy.

A partir de la IIImi La República son honrados por grandes figuras políticas (Sadi Carnot, Jean Jaurès, Léon Gambetta), escritores (Emile Zola, luego André Malraux y Alexandre Dumas bajo la Vmi République), científicos (Marcellin Berthelot, Paul Painlevé, luego Pierre y Marie Curie) y, más recientemente, combatientes de la resistencia. Los Justos, que salvaron a los judíos durante la Ocupación, fueron honrados colectivamente allí en 2007.

¿Y las mujeres?

Durante más de doscientos años, los “grandes hombres” han sido exclusivamente figuras masculinas. La única mujer del Panteón, Sophie Berthelot, fue enterrada en 1907 para no separarse de su marido, el científico Marcellin Berthelot.

No fue hasta 1995 que una mujer ingresó al Panteón en reconocimiento a su trabajo personal. Se trata de la científica Marie Curie, descubridora de la radiactividad -con su marido Pierre Curie (panteonizado el mismo año) – y la única científica que ha recibido dos premios Nobel en distintas disciplinas, física y química.

En 2013, el presidente del Centro de monumentos nacionales, Philippe Bélaval, recomendó, en un informe sobre la modernización del Panteón, a “Rinde homenaje a las mujeres del siglo XXmi siglo que encarna un fuerte mensaje de compromiso republicano ”.

Dos años después, en 2015, dos combatientes de la resistencia, Germaine Tillion y Geneviève de Gaulle-Anthonioz, fueron enterrados allí, junto con dos combatientes de la resistencia, Jean Zay y Pierre Brossolette. En 2018, Simone Veil, una exdeportada y destacada figura política, a su vez ingresó al Panteón, junto a su esposo, Antoine Veil.

Por primera vez, la ceremonia de ingreso al Panteón programada para el 30 de noviembre honrará a una mujer soltera, sin cónyuge ni compañera en la lucha. También será la primera artista y la primera mujer negra.

¿Quién se decide por una panteonización?

La Asamblea Constituyente tomó la primera decisión de enterrar una personalidad en el Panteón, luego la Convención asumió el control en 1794. Napoleón Ies Luego se arrogó este derecho bajo el Imperio, antes de que vuelva de nuevo a los diputados, a partir de 1885. Desde el Vmi República, es prerrogativa del Presidente de la República. “Esto es parte de la redefinición de sus poderes, aunque no esté especificado en la Constitución., explica Patrick García, profesor de la Universidad de Cergy-Pontoise e investigador del Instituto de Historia del Tiempo Actual. Nada está codificado, el presidente solo elige y la decisión la implementa el Ministerio de Cultura. “

También es necesario que la propia persona o sus herederos no se opongan a la entrada al Panteón. Así, el general de Gaulle había precisado que no deseaba ser enterrado allí y los herederos de Albert Camus no deseaban que el escritor fuera homenajeado por Nicolas Sarkozy en 2009. También es posible ser panteonizado sin ser enterrado en la cripta: es el caso de Aimé Césaire, enterrado en Fort-de-France (Martinica), a quien se han dedicado un fresco y una placa en el monumento parisino, pero también de Germaine Tillion y Geneviève de Gaulle-Anthonioz. Este será también el caso de Josephine Baker, cuyo cuerpo debería permanecer en el cementerio marino de Mónaco, donde fue enterrada, según uno de sus hijos.

Si un simple decreto es suficiente para registrar el traslado de las cenizas o el cuerpo del fallecido, se necesitan unos dos meses de preparativos para organizar el evento. Subida a la rue Soufflot, discurso, entrada formal…, la escenografía cuidadosamente diseñada pone al presidente tanto en primer plano como a la persona a la que desea honrar.

Joséphine Baker es condecorada con la Legión de Honor, la Cruz de Guerra con palmas y la Medalla de la Resistencia, en el Château des Milandes (Dordoña), el 19 de agosto de 1961.

¿Cuáles son los criterios de ingreso?

El Panteón está reservado para “Grandes hombres que han merecido el reconocimiento nacional”. Pero ningún texto detalla los méritos solicitados. En teoría, ni siquiera es obligatorio ser de nacionalidad francesa, aunque este sea el caso de todos los que hoy se encuentran en la cripta. En 2014, una petición propuso la entrada de combatientes de la resistencia del grupo manouchiano: la rumana Olga Bancic, así como veintidós combatientes de la resistencia españoles, húngaros, polacos, italianos y armenios.

Sin embargo, hay criterios implícitos: esperamos una personalidad ejemplar, que encarne los ideales de la República (el compositor Héctor Berlioz o el Marqués de La Fayette han sido así rechazados por su inclinación monárquica), y cuya lucha se hace eco de los valores del Jefe. de Estado.

El Elíseo, por tanto, consideró que Joséphine Baker, a través de su compromiso con la Resistencia y la lucha contra el racismo, estaba “La encarnación del espíritu francés”. El comunicado de prensa del 23 de agosto agrega que “ A través de este destino, Francia distingue a una personalidad excepcional, nacida en América, que eligió, en nombre de la lucha que libró toda su vida por la libertad y la emancipación, la Francia eterna de la Ilustración Universal ”.

Ahora se están levantando voces para que el presidente Emmanuel Macron transfiera al Panteón las cenizas de Gisèle Halimi, una abogada comprometida y activista feminista, que murió el 28 de julio de 2020. El Palacio del Elíseo anunció en mayo que ” la reflexión [était] en curso “, pero su lucha por la descolonización de Argelia hace que la decisión sea políticamente delicada.

La galería : ¿Y si Josephine Baker entrara en el Panteón?