September 25, 2021

Muere Charlie Watts, baterista de los Rolling Stones

John Gress vía Reuters

A la edad de 80 años, el baterista de los Rolling Stones, Charlie Watts, murió en un hospital de Londres (foto de archivo tomada durante un concierto en Chicago en 2013).

CULTURA – El baterista de los Rolling Stones, Charlie Watts, murió el martes 24 de agosto en Londres a la edad de 80 años, anunció su agente, lamentando la pérdida de “uno de los más grandes bateristas de su generación”.

“Es con gran tristeza que anunciamos la muerte de nuestro querido Charlie Watts”, dijo en un comunicado su agente, especificando que había “muerto pacíficamente en un hospital de Londres más temprano ese día, rodeado de su familia”.

“Calma en medio de la tormenta de los Rolling Stones”

Charlie Watts, un elegante baterista que siempre se ha mantenido alejado de las locuras de sus compinches, ha seguido siendo el metrónomo imperturbable de la banda durante más de medio siglo mientras alimenta la pasión por el jazz.

Con su rostro impasible y su talento unánimemente reconocido para el ritmo binario, ofreció en el escenario el contrapunto perfecto al vaivén frenético de Mick Jagger y las payasadas eléctricas de los guitarristas Keith Richards y Ronnie Wood.

Y mientras sus amigos multiplicaban “divorcios, adicciones, detenciones y gritos locos”, según un inventario elaborado por la EspejoCharlie Watts, el tranquilo, pasó una vida serena junto a Shirley Shepherd, su esposa durante 50 años, y su hija Seraphina, en su semental árabe de pura sangre en Devon, Inglaterra.

“Durante cincuenta años de caos, el baterista Charlie Watts ha representado la calma en medio de la tormenta de los Rolling Stones, tanto dentro como fuera del escenario”, estimó el tabloide británico en 2012.

Sin embargo, el músico no era completamente inmune a las adicciones del grupo: en la década de 1980, se sometió a una desintoxicación con heroína y alcohol. Pero afirma haberse retirado por completo. “Fue muy corto para mí. Simplemente renuncié, no era algo para mí ”, confió este músico taciturno que sobrevivió a un cáncer de garganta en 2004.

Autodidacta que llegó a la música a través del jazz.

Charlie Watts, nacido el 2 de junio de 1941 en Londres, llega a la música a través del jazz. Fue su vecino Dave Green quien lo presentó a los 13 años. Treinta años después formaron el cuarteto “The A, B, C & D of Boogie-Woogie”. “Escuchamos juntos a Duke Ellington, Chet Baker y Charlie Parker y eso era todo lo que soñamos hacer”, dijo este entusiasta del swing a la AFP en 2011.

Autodidacta en la batería, el músico aprende a tocar de oído, observando a los músicos de los clubes de jazz de Londres. “Nunca fui a una escuela para aprender a tocar jazz. Esto no es lo que me gusta. Lo que me gusta del jazz es la emoción ”.

A lo largo de su carrera con los Rolling Stones, el que sostenía sus baquetas boca abajo mientras golpeaba con el gran final, continuó el jazz en paralelo. Grabó varios discos a su nombre con un quinteto (Charlie Watts Quintet) y luego un dixtuor (Charlie and the tentet Watts).

“Uno de los mejores del mundo”

Después de estudiar arte, trabajó como diseñador gráfico en una gran agencia de publicidad y tocó, por una tarifa, con una gran cantidad de grupos de jazz en Copenhague y luego en Londres. Terminó convencido en 1963 para unirse a los Rolling Stones, entonces una pequeña formación en sus inicios.

“Estoy bendecido”, dijo Keith Richards. “El primer baterista con el que empecé hace 40 años es uno de los mejores del mundo. Con un buen baterista, eres libre de hacer lo que quieras ”.

Pero Charlie Watts siempre ha mostrado una modestia inquebrantable. Para él, “tocar en un íntimo cuarteto de jazz y en estadios con los Rolling Stones no es tan diferente”. Con el tiempo, se volvió indiferente, al menos superficialmente, ante la perspectiva de separarse del grupo.

“Anunciar un concierto final no sería un momento particularmente triste para mí. Seguiré siendo lo que fui ayer o hoy ”, confió en 2018 a la revista. Nuevo Musical Express (NME), mientras la banda de septuagenarios preparaba una nueva gira.

El que fue calificado como el duodécimo mejor baterista de todos los tiempos por la revista. Rocas rodantes admitió con toda sinceridad haber querido dejar el grupo varias veces. “Al final de cada gira, me iba. Trabajamos seis meses en los Estados Unidos y dije, se acabó, voy a volver a casa. Luego, dos semanas después, estaba dando vueltas en círculos y mi esposa me dijo: ‘¿Por qué no vuelves al trabajo? Eres una pesadilla ‘”.

Ver también en The HuffPost: The Rolling Stones ofreció un impresionante concierto desde casa