January 22, 2022

3 mujeres acusan a la ex presentadora de violencia sexual en nuevos testimonios

Una de las tres mujeres ya presentó una denuncia por agresión sexual, otra por violación, aunque los hechos están prescritos.

Tres nuevos testimonios. Después de la publicación en Liberar De los ocho testimonios contra el ex presentador de TF1 Patrick Poivre-d’Arvor, el diario publicó este martes por la noche tres nuevos testimonios de mujeres que acusan a la periodista de actos de agresión sexual o incluso de violación.

De estas tres mujeres, dos han presentado denuncia, según confirmó la semana pasada BFMTV. Este último hasta ahora no ha querido dar este paso.

PPDA calificado como “depredador”

Diariamente, la novelista Amandine Cornette de Saint Cyr -que no ha presentado denuncia- explica haber conocido a PPDA por primera vez en mayo de 2007 durante su programa literario. Vuelo nocturno, para la publicación de uno de sus libros. Ella evoca en ese momento “preguntas intrusivas hechas después del programa”. La novelista dice que luego se reunió con el presentador nuevamente en el Festival de Cine de Cannes de 2009. Él le pregunta nuevamente sobre su vida privada, luego se ofrece a proporcionarle una acreditación para subir las escaleras, lo que ella acepta.

Amandine Cornette de Saint Cyr debe reunirse con la periodista en su hotel antes de la salida y, alegando retrasos, le sugiere que suba a su habitación. “Me sentí acorralada y desconcertada”, cuenta. Liberar. Ella sube para reunirse con él, y él la habría recibido desnuda en bata de baño. Sigue el sexo, según su testimonio.

Ella no usa la palabra “violación”, pero aún describe la relación sexual como “inesperada” y “no deseada”. Como recordatorio, el artículo 222-23 del código penal describe la violación como cualquier penetración sexual cometida “por violencia, coacción, amenaza o sorpresa”.

“Fui abusada. Nunca se planteó la posibilidad de que yo subiera a esta sala. No era el lugar de nuestra reunión. Me sorprendió”, dijo, contando que el hombre la ignoró durante toda la noche. “Estaba avergonzado. Era un hombre de 33 años, soltero, recién separado. Fue demasiado para mí. Esta relación debería haber sido gratificante y divertida y fui menospreciado y humillado”.

Dice que volvió a ver a Patrick Poivre d’Arvor en 2009 en Córcega, por invitación de este último, y el mismo año en su casa de Neuilly. Según sus explicaciones, a ella le correspondía arreglar la situación entre ellos, “olvidar el calamitoso encuentro de Cannes”. Pero ahora lo califica como un “bozal que abusa de su posición” y un “depredador”.

Una denuncia por violación, otra por agresión sexual

Laure Eude acusa a PPDA de haberla violado en una habitación durante el festival de cine de Cannes en 1985 cuando tenía 23 años. Ella entonces estaba trabajando en una pasantía en la oficina de prensa del Festival de Cine de Cannes, y le dice al diario haber intercambiado con el presentador antes de que se acordara una bebida para hablar sobre una futura pasantía en televisión, algo que habían mencionado juntos anteriormente. La cita se habría concertado en el bar del hotel Martínez, pero al llegar le habría explicado que tenía que hacer un desvío a su habitación.

Allí, cierra la habitación con un doble giro y “saca el pene”, según el testimonio. Ella explica que no está allí para eso, sino para hablar sobre una pasantía. De todos modos existe una relación sexual, no consentida según Laure Eude, quien declara que durante el acto, “mi cuerpo está ahí, y yo estoy en otra parte”. Se lo contará a un amigo, y al jefe de la oficina de prensa del festival, que no reaccionará. También hablará con sus padres al respecto, pero no presentará denuncia, desanimada porque luego le dicen que el presentador está “muy protegido”.

“Él podría ser mi padre”

La tercera mujer entrevistada por Liberar quería permanecer en el anonimato y presentó una denuncia por agresión sexual. Acusa a PPDA de haberla besado a la fuerza en un Club Med en Valmorel, en Saboya, en 2013, cuando tenía 23 años. El anfitrión supuestamente le preguntó si sentía alguna atracción por él, a lo que ella explicó que ella respondió “que él podría ser mi padre”.

Mientras ambos subían al ascensor, él la habría besado por “sorpresa”, antes de que ella lo alejara y pretendiera tener que reunirse con amigos.

Contactado por Liberar y por AFP sobre estos diversos hechos, la abogada de la presentadora Jacqueline Laffont no respondió a las solicitudes. Respecto a las demás acusaciones de agresión sexual de las que es objeto, Patrick Poivre d’Arvor admitió algunas de las relaciones sexuales, declarando, sin embargo, que fueron consentidas. Se presume inocente.

Estas dos últimas denuncias denuncian hechos prescritos. Estas mujeres “presentan una denuncia en solidaridad con las demás” habiendo testificado contra el ex presentador “para que no se diga que son ‘mentirosas'”, explicó su abogada Laure Heinich a la AFP, precisando que las dos acusadoras de la noticia sí lo hicieron. no nos conocemos. En ese momento, no habían presentado denuncia “por la estatura del agresor al que imaginaban protegido”, prosigue.

Como recordatorio, Patrick Poivre d’Arvor fue acusado en febrero de violación por la escritora Florence Porcel, que había presentado una denuncia. Ella lo acusa de haberlo obligado a tener relaciones sexuales en 2004 y felación en 2009. Desde entonces, más de veinte mujeres han testificado contra la ex presentadora, quien disputa todas las acusaciones.

Después de la denuncia de Florence Porcel en febrero, la fiscalía de Nanterre llevó a cabo una investigación preliminar de cuatro meses, durante la cual testificaron veintitrés mujeres, nueve de las cuales optaron por presentar una denuncia por violación, agresión sexual o acoso sexual. A finales de junio, la fiscalía desestimó esta investigación preliminar, habiendo prescrito la mayoría de los cargos.

Pero en noviembre, Florence Porcel se convirtió en parte civil con el fin de llevar a cabo una remisión a un juez para volver a investigar los hechos de los que acusa a Patrick Poivre d’Arvor. Estos, no prescritos, habían sido desestimados por “pruebas insuficientes”. Este trámite conduce casi siempre a la apertura de una nueva investigación encomendada a un juez de instrucción, sujeta al pago de una fianza.

Salomé Vincendon Reportero de BFMTV