January 18, 2022

El Consejo de Seguridad allana el camino para que la ayuda llegue a afganos desesperados – Global Issues

Martin Griffiths, quien también es Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios, describió la aprobación por el Consejo de la resolución 2615 (2021), presentada por los Estados Unidos, como “prueba de la seriedad con la que los Estados Miembros se toman los escandalosos niveles de necesidad y sufrimiento en el país.”

Exención humanitaria

Al aprobar el texto, el Consejo estableció una exención para la asistencia humanitaria y otras actividades que apoyan las necesidades humanas básicas de las sanciones impuestas en virtud de las resoluciones 2255 (2015) y 1988 (2011), relativas a personas y entidades asociadas con los talibanes por constituir una amenaza para paz, estabilidad y seguridad.

Las disposiciones clave permiten el procesamiento y pago de fondos, otros activos financieros o recursos económicos, y la provisión de bienes y servicios necesarios para asegurar la entrega oportuna de la asistencia.

El Consejo alentó encarecidamente a los proveedores a hacer “esfuerzos razonables” para minimizar la acumulación de beneficios, ya sea como resultado de la provisión directa o la desviación, para las entidades o personas designadas en la lista de sanciones establecida por la resolución 1988 (2011).

De manera significativa, solicitó al Coordinador del Socorro de Emergencia que informara a sus miembros cada seis meses y acordó revisar la implementación de la resolución dentro de un año.

“Esta excepción humanitaria permitirá que las organizaciones implementen el trabajo que hemos planeado”, enfatizó el Sr. Griffiths, y “brindará garantías legales a las instituciones financieras y actores comerciales en los que confiamos para interactuar con los operadores humanitarios”.

La adopción se produce tras meses de debates en el Consejo y en la comunidad internacional en general sobre cómo evitar el colapso económico en Afganistán tras la toma del país por los talibanes, considerados autoridades de facto, en agosto y la posterior congelación por parte de países occidentales de miles de millones de dólares utilizados por el Gobierno anterior para garantizar la prestación de los servicios básicos.

Operaciones humanitarias el próximo año

Según Griffiths, las operaciones humanitarias en Afganistán serán las más grandes del mundo en 2022 y llegarán a unos 22 millones de personas.

Unas 160 organizaciones nacionales e internacionales están proporcionando asistencia alimentaria y sanitaria fundamental, así como educación, agua y saneamiento, y apoyo a la agricultura. “Necesitamos acelerar este trabajo con urgencia”, enfatizó.

Dijo que el impacto de la ayuda de la ONU para salvar vidas depende de la cooperación de las autoridades de facto y de la flexibilidad de la financiación recibida. “Todos debemos hacer todo lo posible para preservar la vida, la dignidad y el futuro de todos los afganos”.

© PMA

Las familias reciben alimentos y aceite distribuidos por el PMA en la provincia de Faryab, Afganistán.

Un panorama económico sombrío

Según las Perspectivas socioeconómicas del PNUD para Afganistán, el país terminó 2020 con desafíos económicos y de desarrollo “significativos”. Los socios internacionales prometieron $ 13 mil millones en noviembre de 2020 durante los siguientes cuatro años.

Sin embargo, el cambio político del 15 de agosto de 2021 marcó el comienzo de nuevas condiciones. El no reconocimiento de los talibanes por parte de la comunidad internacional, junto con la incertidumbre derivada de la divergencia entre los anuncios oficiales y las acciones sobre el terreno, provocó una pausa repentina en la ayuda internacional y la congelación de las reservas afganas en el exterior.

“La caída de la ayuda exterior que anteriormente representaba el 40 por ciento del producto interno bruto, ha tenido un impacto inmediato y significativo en la economía”, afirmó el PNUD.

La estimación del informe de que ahora se necesitarán 2.000 millones de dólares para elevar los ingresos de todas las personas pobres hasta el umbral de la pobreza es “indicativo del alivio necesario para evitar una catástrofe humanitaria de una escala sin precedentes”.

La gente hace fila para que el Programa Mundial de Alimentos distribuya alimentos y aceite en Andkhoy, Afganistán.

© WFP / Photolibrary

La gente hace fila para que el Programa Mundial de Alimentos distribuya alimentos y aceite en Andkhoy, Afganistán.

.