September 24, 2021

La imposible adaptación de los baobabs de Madagascar al cambio climático

Para mantenerse al día con las noticias africanas, suscríbase al boletín de noticias “Monde Afrique” desde este enlace. Todos los sábados a las 6 a.m., encuentre una semana de actualidad y debates tratados por la redacción de Mundo Africa.

Los baobabs de Madagascar no son para siempre. Varias especies de este árbol emblemático de la Isla Grande del Índico pueden no ser capaces de adaptarse al aumento de las diferencias de temperatura que acompañan al cambio climático, según un estudio publicado en la revista. Biología del cambio global por un equipo formado por investigadores del CIRAD, la Universidad de Picardía, Fofifa en Madagascar y la Universidad de Santa Catarina en Brasil.

Apoyándose en los escenarios del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), los científicos se interesaron por las consecuencias de una mayor estacionalidad en árboles dependientes de un medio hasta ahora caracterizado por amplitudes térmicas muy bajas. En la franja intertropical, estos no superan los 3 ° C durante todo el año, lo que explica el continuo crecimiento de los árboles y la ausencia de dormancia.

Migrar al ecuador

“Con un aumento de esta diferencia de hasta 1 ° C para finales de siglo como predice el IPCC, muchas especies tendrán que migrar hacia el ecuador, donde las variaciones de temperatura son las más bajas pero no todas podrán para », explica Ghislain Vieilledent, investigador del CIRAD y coautor del estudio.

Frente a los límites terrestres, cuatro de las siete especies de baobabs presentes en Madagascar, seis de las cuales son endémicas, estarían entonces expuestas a altísimos riesgos de extinción. Se trata de’Adansonia madagascaris, d’Adansonia rubrostipa, Adansonia suarezensis et D’Adansonia perrieri. Para los dos últimos, concentrados en la parte norte de la isla, el estudio anticipa una “Desaparición total de su hábitat”.

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer también Un tercio de los árboles del mundo están en peligro de extinción

Para lograr estos resultados, los investigadores se basaron en una vasta base de datos construida desde el cambio de siglo. Alimentado por estudios de campo e imágenes de satélite, da la distribución precisa de las diferentes especies de baobabs en el territorio y define el nicho ecológico que ocupa cada uno de ellos. Luego, el ejercicio consistió en probar su resistencia a los cambios climáticos esperados.

Los investigadores se inclinaron por el escenario más pesimista del IPCC (RCP 8.5), es decir, aquel en el que, en ausencia de políticas públicas ambiciosas, las emisiones globales de gases de efecto invernadero siguen aumentando. “Este es, lamentablemente, el escenario más probable. El aumento de emisiones desde la publicación del IPCC en 2014 es mayor que los supuestos más alarmistas ”, explica Ghislain Vieilledent para justificar esta elección.

La especie Adansonia suarezensis podría desaparecer por completo de su área de distribución a finales de siglo.

En este futuro más cálido e irregular, solo los árboles instalados en nichos ecológicos más grandes podrán encontrar los recursos para sobrevivir. Como Andansonia Za presente en toda la isla o Adansonia grandideri cuyos majestuosos ejemplares forman el famoso callejón de los baobabs en la región costera de Morondava.

Una idea tranquilizadora sería pensar que estas especies más plásticas podrán colonizar los espacios que dejaron vacíos los que han desaparecido. Los investigadores consideran que esta probabilidad es muy baja debido a la discontinuidad de la cubierta forestal y la degradación de la tierra que limita la capacidad de regeneración natural. Madagascar ha perdido casi la mitad de sus bosques desde la década de 1950.

“A menudo se argumenta que sería suficiente que las especies migraran hacia el norte o hacia arriba para adaptarse al calentamiento global. Los baobabs de Madagascar muestran que la realidad es más compleja ya que es un movimiento inverso – hacia el ecuador – lo que es necesario. Y esta situación ciertamente se aplica a una gran cantidad de plantas tropicales que también son sensibles a las variaciones de estacionalidad ”., concluye Ghislain Vieilledent, recordando la necesidad de proteger los bosques tropicales donde permanece más de la mitad de la biodiversidad terrestre.

«No todas las especies migrarán hacia los polos a medida que el clima se calienta: el caso de las siete especies de baobab en Madagascar», por Tagliari M. M., P. Danthu, J.-M. Leong Pock Tsy, C. Cornu, J. Lenoir, V. Carvalho-Rocha y G. Vieilledent. Revista Biología del cambio global, 2021.