January 21, 2022

En Guadalupe, una importante presa desmantelada, el toque de queda se redujo

La tensión cae un poco en Guadalupe. Uno de los mayores obstáculos, resultado de la protesta social nacida a mediados de noviembre, fue despejado por la policía, informó la prefectura regional el martes (7 de diciembre).

El toque de queda se extenderá hasta el viernes, pero se reducirá. Permanece en su lugar de 20:00 a 05:00 en doce municipios (Les Abymes, Baillif, Basse-Terre, Capesterre-Belle-Eau, Gosier, Lamentin, Morne-à-l’Eau, Le Moule, Petit-Bourg, Pointe- à-Pitre, Sainte-Anne, Sainte-Rose), y a partir de las 22 h en Baie-Mahault y Goyave. Anteriormente, veintiuno de los treinta y dos municipios se vieron afectados por un toque de queda que comenzó antes, a las 6 p.m.

Lea el informe: Artículo reservado para nuestros suscriptores “Bloqueamos, pero también bloqueamos”: una noche en la presa de La Boucan, en Guadalupe

“Anoche, la policía desbloqueó los controles de carretera en la ciudad de Sainte-Rose”, anunció por primera vez la prefectura en un comunicado de prensa. La presa de La Boucan, en Sainte-Rose, constaba de cerca de veinte barricadas a lo largo de casi 10 km. Casi hermético a todos los vehículos y bajo el cuidado de varios colectivos, finalmente fue despejado por la gendarmería después de tres semanas de bloqueo.

Cinco detenciones

Tres personas fueron arrestadas “En paz y sin enfrentamiento”, aprendimos de la gendarmería. “La actuación de las fuerzas de seguridad permitió, al mismo tiempo, mantener el tráfico en todo el territorio”, subraya la prefectura que también menciona a otras dos personas detenidas en Abymes.

Nacido del rechazo de la obligación de vacunar contra Covid-19 para cuidadores y bomberos, el movimiento social que afecta a Guadalupe, Martinica y Saint-Martin se ha extendido a las demandas políticas y sociales, en particular contra el alto costo de vida, provocando violencia, saqueos e incendios. Hasta el punto de que Guadalupe y Martinica han sido puestas bajo toque de queda. En Martinica, el toque de queda se extendió el miércoles por razones de salud, el departamento enfrenta un repunte epidémico, según las autoridades.

Queda prohibida la venta de gasolina en contenedor transportable, así como el transporte de productos combustibles, corrosivos o inflamables, salvo profesionales que lo justifiquen.

Leer también Artículo reservado para nuestros suscriptores Guadalupe: la vuelta a la calma permite el inicio del diálogo

La prefectura también anunció la prórroga hasta el viernes de las medidas sanitarias vigentes desde el 12 de noviembre: uso obligatorio de la máscara en todo el territorio, una plaza en dos y a un metro de distancia en estadios, salas de reuniones y showrooms, una superficie mínima de cuatro metros cuadrados por cada cliente recibido en las tiendas.

Las autoridades también han anunciado la extensión de las pruebas gratuitas en Guadalupe, Saint-Martin y Saint-Barthélémy, sin excluir “Un repunte epidémico en las próximas dos semanas” debido a un “Clara relajación de los gestos de barrera” observado con los movimientos sociales.

El mundo con AFP