January 21, 2022

Guadalupe regresa al estado de emergencia sanitaria en un contexto de violencia

En Guadalupe, el respiro habrá sido breve. Menos de dos meses después del levantamiento, el 14 de noviembre, del estado de emergencia sanitaria en este departamento antillano sumergido por una cuarta ola de la epidemia Covid-19, el archipiélago vuelve a este régimen de excepción. El gobierno declaró, el miércoles 5 de enero, estado de emergencia sanitaria en Guadalupe, así como en Guyana, Mayotte, Saint-Martin y Saint-Barthélemy. “Bajo el efecto de la variante Omicron, la circulación de Covid-19 está experimentando un aumento considerable en varios territorios de ultramar”, indica el decreto presentado al Consejo de Ministros.

La semana pasada, tras el discurso del 27 de diciembre del primer ministro, Jean Castex, ya se había disparado el estado de emergencia sanitaria en la Isla de la Reunión y ampliado en Martinica, departamento sujeto a este régimen desde mediados de julio. El texto adoptado el miércoles también especifica que el gobierno presentará ante el Senado una enmienda al proyecto de ley que fortalece las herramientas para el manejo de la crisis de salud para Prever la prórroga del estado de emergencia sanitaria hasta el 31 de marzo de 2022 ”.

El prefecto de Guadalupe, Alexandre Rochatte, no perdió el tiempo. Anticipándose a la publicación del decreto en Periódico oficial, el representante del Estado anunció el color, el miércoles por la tarde, durante una conferencia de prensa brindada en conjunto con Valérie Denux, directora general de la agencia regional de salud (ARS) de Guadalupe, San Martín y San Bartolomé. Desde el inicio de la pandemia, estas apariciones en dúo del prefecto y el jefe de la ARS se han convertido en un ritual al que se han acostumbrado los guadalupeños y que demuestra la gravedad de la situación.

1% de la población infectada en un día

“Este estado de emergencia sanitaria me permite tomar una serie de medidas que, lamentablemente, conocemos bien”, observó Alexandre Rochatte, antes de dar a conocer los detalles de las restricciones que entrarán en vigor el viernes 7 de enero. Entre otras cosas, el final de “Algunas excepciones” de los que Guadalupe se benefició en cuanto a la aplicación del pase de salud, veladas de baile o teletrabajo. Las playas estarán cerradas al acceso todas las noches a partir de las 6 p.m., mientras que los desfiles de carnaval probablemente se cancelarán. “Vamos a poner un toque de queda”, añadió el prefecto. A partir del viernes por la noche, los guadalupeños tendrán que quedarse en casa por la noche, entre las 10 p.m. y las 5 a.m. El inicio del toque de queda podría adelantarse hasta las 20.00 horas del domingo en función de la evolución de la situación sanitaria.

Tienes el 56,14% de este artículo para leer. El resto es solo para suscriptores.