January 27, 2022

La hambruna en Madagascar no se debe al cambio climático, encuentra un nuevo estudio

El calentamiento global no es responsable de la hambruna que azota el sur de Madagascar, estima un estudio publicado el jueves 2 de diciembre. Según World Weather Attribution (WWA), una red de científicos que son pioneros en la atribución de eventos extremos al cambio climático, la pobreza y la variabilidad climática natural son los factores principales, aunque el calentamiento puede haber jugado un papel mínimo.

En junio, el Programa Mundial de Alimentos (PMA), bajo los auspicios de la ONU, llamó a esta crisis la primera hambruna debida al calentamiento global provocado por las actividades humanas. Una dimensión en la que insisten las autoridades malgaches, que luchan por contener los efectos de este desastre. “Mis compatriotas están soportando el precio de una crisis climática en la que no participaron”, insistió en noviembre, durante la COP26 en Glasgow, el presidente Andry Rajoelina.

La parte sur de la isla del Océano Índico se ve afectada por una sequía sin precedentes en décadas, que ha dejado a más de un millón de personas con desnutrición aguda. Durante los dos últimos monzones (2019-2020 y 2020-2021), la cantidad de lluvia fue un 60% más baja de lo normal en el gran sur de Madagascar. Tal déficit de lluvia durante 24 meses consecutivos (julio de 2019 a junio de 2021) tiene una probabilidad entre 135 de ocurrir cada año, según estimaciones de WWA.

Pero según las observaciones y los modelos climáticos, la probabilidad de que ocurra tal evento “No aumentó significativamente” debido al calentamiento, dicen los investigadores. Estos resultados son compatibles con la evaluación del Panel Climático de la ONU (IPCC) publicada en agosto.

Este informe indica que en Madagascar, el aumento previsto de las sequías bajo la influencia del calentamiento solo debería ocurrir a partir de + 2 ° C en comparación con la era preindustrial. Sin embargo, por el momento, el mundo ha ganado alrededor de 1,1 ° C. “Nuestros resultados no son sorprendentes (…). Me sorprendió más que la ONU lo etiquetara como hambruna causada por el cambio climático ”., según AFP Friederike Otto, de la Universidad de Oxford.

Leer también En el sur de Madagascar, pueblos estrangulados por el hambre

Hambruna por variables naturales y pobreza

Sin duda, el calentamiento global es responsable del aumento de los fenómenos meteorológicos extremos en todo el mundo, que se prevé que seguirán aumentando. Y las olas de calor dramáticas son cada vez más atribuibles al cambio climático. Pero para todos los eventos extremos, “El cambio climático es un factor entre otros, a veces importante, a veces pequeño o nada”, insiste Friederike Otto.

En este caso preciso, “Si hay una parte del cambio climático, es mínima”, asegura a la AFP otro autor del estudio, Robert Vautard, del Instituto Pierre-Simon Laplace. Demasiado pequeño para ser detectable.

Por tanto, el estudio señala como responsable de esta hambruna una sequía ligada a la posibilidad de variaciones climáticas naturales y la vulnerabilidad de una de las poblaciones más pobres del mundo. En una región donde la lluvia es vital para la agricultura de subsistencia y el pastoreo, “Es difícil para las comunidades locales hacer frente a una sequía prolongada”, señala el estudio.

Leer también Artículo reservado para nuestros suscriptores Casi un tercio de la población mundial padece inseguridad alimentaria, lo que aumentará drásticamente en 2020

El calentamiento global “no es el único impulsor de las desigualdades”

“Es importante no asumir automáticamente que cualquier desgracia que ocurra está ligada al cambio climático”, insiste Friederike Otto, subrayando que el calentamiento global es “No es el único impulsor de las desigualdades” en el mundo.

Pero el hecho de que este evento no sea atribuible al calentamiento no significa que no sea real. “Todavía se ven afectados por una gran sequía dos años seguidos, con personas obligadas a abandonar sus tierras. Una situación dramática ”, insiste Robert Vautard. “Y dado que tenemos relativa confianza en el hecho de que las sequías aumentarán en Madagascar al menos a partir de + 2 ° C, todavía genera preocupación y para tratar de limitar el cambio climático”., él continúa.

En este contexto, “Abordar la vulnerabilidad en la región y mejorar las condiciones de vida es fundamental”, aboga por su parte Maarten van Aalst, director del Centro de Clima de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. El financiamiento de la adaptación a los impactos del calentamiento global es uno de los temas más sensibles en las negociaciones climáticas internacionales, donde los países en desarrollo exigen más ayuda de los países ricos para hacer frente al cambio climático del que son los menos responsables.

Leer también “Para erradicar la hambruna en el sur de Madagascar, primero debemos hacer frente a la sequía”

El mundo con AFP