September 22, 2021

Néstor “Che” García, entrenador del equipo de baloncesto: el entrenador de las mil historias, los 21 equipos y los nueve países

Santiago Cichero / AFV

Todos sabían que iba a ser el Che. No solo por su enorme capacidad, su personalidad, su sello, sus logros, sino porque estaba en los planes de la Confederación Argentina de Baloncesto (CAB) desde que Fabián Borro inició su gestión. Lo que pasó este martes es que la noticia se dio a conocer oficialmente. La salida de Sergio Hernandez Qué selector abrió la puerta y su desembarco tuvo sentido. Su figura representa mucho, su carrera implica nuevos retos. Néstor “Che” García tomará las riendas del subcampeonato del mundo e intentará mantener la identidad de un equipo, aunque buscará poner su sello en él.

Un claro cambio de rumbo. Los esfuerzos de Rubén Magnano, Julio Lamas y Sergio Hernández, ocuparon dos décadas y media de la selección. Solo tres técnicos entre 1997 y 2021. El aterrizaje de García es otro aire, pero no por estilo, pero esta designación es un movimiento con más ataduras de poder político. El Che tiene todos los méritos para ser director técnico nacional, tiene una trayectoria contrastada y fue asistente de Lamas en la selección nacional (Preolímpico de Mar del Plata en 2011). Su llegada es una clara señal del presidente de la TAXI para demostrar de hecho que su mandato ha comenzado. Ha existido durante casi dos años, pero entre la pandemia y la necesidad de llevar un cierre armonioso al proceso de gestión anterior, las decisiones de peso se habían tomado para esperar.

Eléctrico, enérgico, exigente, este bahiano de 56 años es un verdadero trotamundos. Dirigió en nueve países diferentes (Argentina, Puerto Rico, Venezuela, Uruguay, Arabia Saudita, México, Brasil, España y República Dominicana) y en el último Mundial llegó a República Dominicana. En apenas 6 meses de trabajo logró meter al equipo en octavos de final. “Gracias a la influencia de Julio Toro, que es mi maestro, siempre quise desarrollar mi carrera a nivel internacional. Por eso he estado en cuatro equipos. Fui asistente en Puerto Rico, dirigí Uruguay, fui asistente en Argentina con Julio [Lamas], y luego Venezuela. Siempre fue así, porque quería aprender de diferentes culturas ”, dijo. en charla con LA NACION.

A los 23 años inició su andadura, primero en equipos y luego acompañó a Toro a la selección puertorriqueña. Allí recibió su apodo: Che. Era el “hijo” de Flor Meléndez, otro entrenador mítico, en Puerto Rico, quien lo bautizó así: “Un poco todos los argentinos nos consideran Che Guevara”, dijo García hace unos años.

La influencia del Che García en la selección de Argentina fue mucho más importante que la de un asistente más de Lamás. Era el gerente de los equipos alternos cuando los miembros de la Generación Dorada se enfocaban en objetivos más importantes. Bajo su mando, Argentina ganó la Sudamericana en Chaco en 2012, mientras Lamas preparaba al resto de la escuadra para los Juegos Olímpicos de Londres. El sabor amargo de García, en ese momento, era el de la prueba olímpica. Como las plazas para el cuerpo técnico en la cita olímpica son limitadas, Lamas optó por ceder espacio a Sergio Hernández y el Che quedó fuera del cuerpo técnico.

Che García al aire tirado por sus jugadores

Néstor García al aire lanzado por los jugadores de la Selección Argentina en su etapa como asistente de Julio Lamas

Pero iba a tener venganza. En Venezuela inscribió su nombre en llamas. Logró ganar la Liga de las América con Guaros de Lara y luego, como seleccionador nacional, ganó la final preolímpica de 2015, derrotando nada menos que a Argentina. “Venezuela fue impresionante, desde todos los ángulos. En el deporte, ganamos dos selecciones sudamericanas (2014 y 2016), el Preolímpico y luego la Liga de las Américas con Guaros (2016), todo en el lapso de dos años. La explosión social que se produjo en Venezuela con estos logros nunca la imaginé ”, contó García. Pero lo más importante es que llegó a Río 2016 como DT principal y le sacó la espina a la dirección en la máxima competición que tiene este deporte.

Los últimos trabajos del Che fueron en Fuenlabrada en España y San Lorenzo en la Liga Nacional. Siempre dijo que en su trabajo necesita la adrenalina permanente de la competencia. Incluso en la mayoría de sus proyectos alternaba en su labor como DT en la selección nacional y en clubes. Esta vez, será el entrenador de Argentina a tiempo completo. Cómo responderá a los tiempos de inactividad entre llamadas es una incógnita. Aunque está claro que el formato de eliminatorias actual en baloncesto, con ventanas internacionales, te permitirá tener un poco más de acción.

“Por fin sucedió… Esto es un sueño y, al mismo tiempo, una gran responsabilidad. El más grande de mi carrera. Por eso quiero agradecer a todos los que me han permitido llegar hasta aquí y la confianza del presidente Fabián Borro y de la Junta Directiva de la Confederación. Y también anunciar que la mía no será una dirección personalista. Pasaré por escuchar, componer, continuar y rodearme de lo mejor. Comienza un nuevo ciclo en el baloncesto argentino, siempre respetando un legado. Estoy muy ansioso y emocionado de ir por el gran objetivo de que Argentina se mantenga en la élite del baloncesto mundial ”, dijo Che García en el sitio web de la CAB.

Che Garc & # xed;  a, argentino t & # xe9;  cnico que dirige la seleccion de Republica Dominicana

DPA

Che García, en su experiencia con la selección de República Dominicana (DPA /)

Es un escenario diferente. La relación de García con los jugadores estará, inicialmente, bajo la mirada de todos. Nunca fue un técnico que tuviera problemas en la relación con las escuelas. Todo lo contrario. Y la escuadra subcampeona del mundo no tiene nada en contra de García, claro. Pero esta vez se sabe que los integrantes de la selección hicieron fuerza para la continuidad de Hernández. La relación de algunos de ellos con Borro no es buena. Y García es el DT elegido por Borro.

La experiencia de Che, quien dirigió 21 equipos a lo largo de su carrera, es su herramienta más poderosa para la gestión de grupos. Dirigió en cinco equipos: Uruguay, Venezuela, Argentina, Puerto Rico, como asistente, y República Dominicana. Tuvo un comienzo particular, pues sus primeros pasos como entrenador los hizo profesionalmente en Puerto Rico, en 1989, al frente de Gigantes de Carolina. Es todo un personaje que deja huella en cada lugar.

“Este nombramiento es el más importante de mi larga carrera porque una cosa es representar al país como extranjero y otra es estar adentro. He tenido que jugar contra Argentina, escuchar el himno de mi país. Son cosas muy fuertes. Soy muy argentino, en todo. Y siento que este reconocimiento que me dan es más por lo que fui por fuera y ahora tengo que ratificarlo por dentro. E intentaremos hacerlo en esta nueva etapa ”, dijo el Che.

Che Garc & # xed;  y los jugadores, una imagen aplazada durante la pandemia

@CASLABasquet

Che García y los jugadores de San Loreno, su última experiencia en la Liga Nacional (@ CASLABasquet /)

Su vida está llena de anécdotas y vivencias, desde un accidente de moto de agua en Arabia Saudí que lo tuvo postrado durante un mes, con fanáticos del Al Ahli rezando en los pasillos del hospital para que se curara, hasta la peculiaridad de contar con la “ayuda ”Del Gorila, la mascota de los Halcones de Xalapa, de México, para empatar un partido para ir a la prórroga.

Debutará como seleccionador nacional el 25 de noviembre, en casa, ante Paraguay, en el inicio de las ventanas clasificatorias para el Mundial 2023. “Argentina tuvo el entrenador que necesitaban en cada etapa y ahora me toca a mí. Reemplazaré a uno de los grandes de este continente. [por Sergio Hernández], alguien muy reconocido en el mundo, que hizo una carrera impresionante en la selección y a quien debemos agradecer ”, concluyó Néstor García, el hombre de las mil historias.