January 19, 2022

la confederación africana seducida por la idea de un mundial cada dos años

Para mantenerse al día con las noticias africanas, suscríbase al boletín de noticias “Monde Afrique” desde este enlace. Todos los sábados a las 6 a.m., encuentre una semana de actualidad y debates tratados por la redacción de Mundo Africa.

Patrice Motsepe (izquierda), presidente de la Confederación Africana de Fútbol (CAF), y Véron Mosengo-Omba, su secretaria general, en Saly, Senegal, el 29 de mayo de 2021.

Para Mohamed Magassouba, el asunto ya está decidido: próximamente, el Mundial de Fútbol se disputará cada dos años. “No veo cómo no se podría hacer. La FIFA quiere que este proyecto tenga éxito y parece estar en una etapa avanzada ”, cree el entrenador de las Águilas de Mali, mientras que la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) ha estado haciendo campaña activamente durante varios meses para una revisión del calendario de la competición reina.

Tras un estudio de viabilidad lanzado en mayo y entrevistas con jugadores del fútbol mundial, la propuesta se debatirá el 21 de diciembre en una cumbre que reunirá por videoconferencia a las 211 federaciones nacionales miembros de la FIFA. El objetivo de Gianni Infantino, presidente de la organización: pasar de 2028 a un Mundial bienal.

Leer también Didier Drogba y Samuel Eto’o, estas estrellas del fútbol que se postulan para la cabeza de las federaciones africanas

Dos confederaciones, UEFA (Europa) y Conmebol (Sudamérica), ya han mostrado su hostilidad hacia el proyecto. Un estudio independiente encargado por la UEFA encontró que las federaciones europeas perderían € 3 mil millones en cuatro años si la Copa del Mundo se hiciera bienal. Por el contrario, AFC (Asia) y Concacaf (Centroamérica, Norteamérica y el Caribe) están a favor de la idea. Oceanía aún no se ha pronunciado. En cuanto a la Confederación Africana de Fútbol (CAF), dice que está bastante seducida y abierta a la discusión.

“Un riesgo de banalización”

¿África podría jugar a los árbitros? Con 54 federaciones, el continente pesa un cierto peso, en particular en la elección del presidente de la FIFA, la próxima programada para 2023. Durante la votación sobre una bienalización de la Copa del Mundo, los votos africanos, combinados con los de Asia y Concacaf, podría ser decisivo.

En julio, tras una reunión del comité ejecutivo de la CAF en Rabat, Patrice Motsepe, presidente sudafricano del organismo, declaró que “África podría ser la mayor beneficiaria de una Copa del Mundo cada dos años”, antes de agregar en un comunicado publicado dos meses después que estaba “Importante para continuar las discusiones y negociaciones”.

Leer también En Camerún, el mundo del fútbol se prepara para la CAN en un clima de crisis institucional

Un cargo cercano al de Fouzi Lekjaa, presidente de la federación marroquí, vicepresidente de la CAF y miembro del consejo de la FIFA, muy cercano a Gianni Infantino. En una entrevista con el sitio marroquí 360 deportes en agosto, mostró un apoyo franco y masivo a la reforma del Mundial. “Esto daría más oportunidades para que los equipos africanos progresen al enfrentarse a los mejores equipos del mundo y permitiría brillar a los jugadores africanos más talentosos”., aseguró.

Michel Dussuyer, el entrenador francés de Benin, admite ser más ” Cuota “ Sobre la pregunta. “Un Mundial cada dos años es romper un mito, él cree. Para algunos, existe el riesgo de trivializar el evento. Y el calendario internacional ya está muy ocupado. Pero para equipos como Benín, eso aumentaría las posibilidades de clasificación, con una fase final cada dos años ”, argumenta el técnico.

Entre 50 y 60 partidos por temporada

En Mali, Mohamed Magassouba admite que algunos de sus jugadores son sensibles a la hipótesis, al tiempo que miden las desventajas. “Jugar en una competición así es obviamente positivo para la lista de premios, para la experiencia, observa el técnico. Pero también saben que esto aumentará el ritmo, ya alto, y se preocuparán por las consecuencias de la acumulación de partidos para su cuerpo, y por tanto el riesgo de lesión. “

Ya sea que jueguen en África, Europa o Asia, los jugadores deben vincular competiciones nacionales (campeonatos y copas), competiciones continentales de clubes y encuentros de selecciones nacionales. Esto puede representar, para algunos, entre 50 y 60 partidos por temporada. Para paliar este calendario, el francés Arsène Wenger, director de desarrollo del fútbol mundial de la FIFA, propone reformar el sistema de clasificación.

Leer también Fútbol: ¿pronto una “Superliga” africana?

En la actualidad, cada confederación elige su propio formato. Para el Mundial 2022, África ha optado así por una ronda preliminar (partidos de ida y vuelta) que reúne a las 28 selecciones más débiles, una segunda ronda en la que compiten 40 equipos, luego una tercera de la que salen cinco equipos clasificados para la final en Katar. Esto representa un mínimo de ocho juegos y un máximo de diez para calificar.

Arsène Wenger quiere reducir el número de partidos para equipos de todos los continentes; y estos se jugarían en dos fechas (octubre y marzo), frente a las cinco actuales.

“Esto hará que algunas personas se sientan infelices”

Este argumento desafía al suizo Raoul Savoy, entrenador de la República Centroafricana: “Ciertamente, con un sistema de clasificación más corto y difícil, daría a algunos equipos pequeños más oportunidades de jugar en una Copa del Mundo. Pero en África, la selección representa mucho en términos de pasión, de vínculo social. Si los africanos solo ven a su equipo dos veces al año, en comparación con cinco veces en este momento, algunas personas se sentirán infelices. Los aficionados quieren ver a los jugadores internacionales jugar en el extranjero. El senegalés querrá ver más a Sadio Mané y al egipcio Mohamed Salah. “

Leer también El entrenamiento juvenil, un gran fútbol olvidado en Argelia

De todos modos, la FIFA quiere avanzar rápidamente en este proyecto. El calendario internacional está previsto hasta 2024 y el Mundial 2026 se disputará por primera vez con 48 equipos, entre ellos nueve o diez del continente africano.

Con una competición bienal, las sumas recaudadas por la FIFA, el 90% de cuyos recursos proceden de los ingresos del Mundial, experimentarían un aumento sustancial. Esto también beneficiaría a las federaciones, que verían aumentar automáticamente las dotaciones pagadas por la autoridad. Un argumento al que muchas federaciones africanas, menos ricas que otras, son sensibles.